Colaboración pública-privada para mejorar el diagnóstico precoz y el tratamiento del paciente cardiorrenal

“Llevo 32 años de enfermo renal crónico. Desde 1988 a 1995 estuve en diálisis en la CUN. Ese año me trasplantaron el riñón de un hermano, injerto que me ha durado 23 años, hasta hace año y medio. Durante ese tiempo, estuve viviendo bastante bien, teniendo mejor calidad de vida que ahora, que estoy otra vez haciendo diálisis. Todos estos años el estar tres días a la semana cuatro horas en la máquina, pues cansa, agota mucho”, explica Isidro Otano Remiro, paciente de Nefrología que también sufre problemas cardíacos y que, al igual que su compañero, no dudó ni un segundo cuando le propusieron colaborar en este estudio porque, aunque “igual a nosotros no nos puede ayudar, porque somos mayores, pero sí lo puede hacer a los pacientes venideros”. Natural de Aoiz, con 72 años y en lista de espera para un trasplante de riñón, Isidro reconoce la pérdida de calidad de vida que ha sufrido con la enfermedad: “Yo de estar haciendo deporte, trabajando, tuve que dejar de trabajar, no sales tanto con los amigos como antes…”. No obstante, comenta que la situación mejoró algo con el trasplante.

Para seguir leyendo la noticia original, clicar aquí.