Modificaciones en los caminos de enlace entre la ciudad de Pamplona y la villa de Aoiz, por el antiguo Camino Real (Siglo XIX)

Camino Real de Pamplona a la villa de Aoiz/Agoitz y unión al municipio de Burguete

En el magnífico documento realizado por María Francisca Oroz Rey, sobre los barrios y calles de la villa de Aoiz, establece especial referencia a la construcción de la llamada “Carretera a Burguete”, que sitúa su construcción entre los años 1850 y 1860, con arreglo a la documentación consultada.

De acuerdo con la autora del documento, la carretera al cruzar por el centro del pueblo, originó una nueva distribución del casco urbano. En el estudio que aporta, explica con gran detalle, las posibilidades que se barajan en la decisión de atravesar la villa.

Como aportación a esta tarea, nuestra investigación consistirá, en el estudio de los trabajos de construcción que se realizaron entre los años 1840 y 1850; para unir a la villa de Aoiz con Pamplona capital de Navarra, mediante un nuevo camino-carretil. Esta nueva vía de comunicación, exigiría con posterioridad; la modificación del paso por la villa de Aoiz, mencionado con anterioridad.

También se inicia la continuidad desde Aoiz, al municipio de Burguete. Posteriormente se realizará el enlace con la ciudad de Sangüesa, a través de la conexión con la vía principal, en el municipio de Villaveta.

La construcción de un nuevo camino-carretil de correspondencia, entre la villa de Aoiz y la ciudad de Pamplona, tenía una importancia vital, para el desarrollo industrial que había experimentado la citada villa. Fue necesario realizar numerosas reformas en el Camino Real que las unía, así como modificar el paso por sus calles, para dar continuidad al desplazamiento hacia el municipio de Burguete y la posterior comunicación con la ciudad de Sangüesa a través del enlace en Villaveta.

Estas importantes obras, eran consecuencia de la actividad industrial que experimentó la villa de Aoiz, con la instalación de varias empresas a finales del siglo XVIII, que proporcionaron a sus vecinos y moradores puestos de trabajo; para poder mantener invariable su población, una vez iniciado el declive de la actividad de los gremios existentes; que no podían competir con los progresos de la industria. Una nueva clase de élites
industriales se instaló en la villa, con la propuesta de nuevas actividades, hasta entonces desconocidas y poco desarrolladas.

Inventario de la Fábrica de Papel de la villa de Aoiz, propiedad de la familia Guirior

El estudio y transcripción de numerosos documentos, sobre procesos entre entidades de la villa, así como la lectura y estudio de actas de escribanos/notarios de ella, que se encuentran depositados en el Archivo General de Navarra; nos ha permitido conocer la existencia de dos importantes industrias, que desarrollaron sus prestaciones desde su creación a finales del siglo XVIII, y durante parte del siglo XIX. Nos estamos refiriendo a las actividades desplegadas por la Fábrica de Papel y la Fábrica de Curtidos.

Con respecto a la Fábrica de Papel, conocida en la villa de Aoiz como La Papelera, ubicada a orillas del rio Irati, fue impulsada su creación por Josef Manuel de Guirior, y tuvo continuidad entre los años 1779 a 1862, siendo su propiedad permanente de la familia burguesa de los Guirior. Tenemos constancia a través de varios documentos, sobre las condiciones de su arrendamiento por varios personajes, que gestionaron la empresa en diferentes coyunturas. En esta gestión, se pone de manifiesto, la capacidad de producción de papel, utilizando inicialmente trapos viejos, y con posterioridad la madera.

La utilización de estas hojas de papel fabricadas en esta factoría, es importante por la calidad de las mismas, lo que determina; que en nuestras investigaciones aparezcan con frecuencia, en documentos utilizados por notarios de Aoiz y de Navarra. Se distinguen por la marca de agua, en la que aparece el escudo de la villa de Aoiz, consistente en la inserción de dos espadas verticales y la corona, con la denominación AOIZ.

Esta empresa estuvo en actividad hasta mediados del siglo XIX, en donde el desarrollo de la industria papelera en otros lugares del país, y los nuevos sistemas más avanzados, origino el declive de La Papelera de la villa.

Documento sobre una Fábrica de Curtidos en la villa de Aoiz, propiedad de la familia Guirior

Con respecto a la Fábrica de Curtidos, es a mediados del siglo XVIII cuando conocemos su instalación en Aoiz, en las proximidades del término denominado de Mañarea, según documentos consultados en el Archivo General de Navarra. Esta empresa utilizaba como materia prima las pieles de animales, esencialmente ganado vacuno y lanar. En una Real Cédula, aparece la concesión de varias gracias y exenciones a José Antonio de Guirior, para el fomento de esta fábrica. Entre los motivos que se aducen para su creación, está la de frenar la llegada de curtidos de otros lugares del país, y sobre todo evitar la importación de estos géneros del extranjero.

Esta empresa cesará en su actividad en el siglo XIX, cuando se desarrollen otras industrias de fabricación avanzada de peletería, que harán poco rentable la continuidad de esta empresa.

Por otra parte, es a mitades del siglo XIX, cuando se desarrolla el primer proyecto industrial entre la Empresa de Irati, titulada de Inda y Compañía, y el Ayuntamiento constitucional de la villa de Aoiz. El documento en el que se inscribe el acuerdo, está recogido en un acta notarial realizada el 19 de marzo del año 1841, ante el escribano/notario José de Egurbide. Es un documento muy interesante realizado en Aoiz, sobre el aprovechamiento de la madera de los montes de Irati, que corresponden a los valles de Aézcoa y Salazar.

De esta actividad realizaremos otro trabajo de investigación.

Además de la actividad mencionada, la citada Empresa de Irati realizará otras operaciones de trabajo, que corresponden a los contratos de construcción consistentes en habilitar el camino- carretil, que desde la villa de Aoiz, se dirige a la ciudad de Pamplona capital de Navarra, por el antiguo Camino Real entre dichos municipios. Es la referencia que recoge el titulo de este trabajo.

Construcción de puentes en el Camino Real de Aoiz a Pamplona

Los documentos objeto de investigación, se encuentran recogidos en diferentes actas notariales del Archivo General de Navarra. En ellos, se especifican las obras a realizar en este camino-carretil, que como resumen general comprenden: la construcción de un total de cinco puentes, realizados en los términos de Ecay, Villaveta, Ibiricu, Egües y Alzuza. También recoge la realización de nueve pontarrones, en Liberri, Lizoain, Mendioroz, Eransus, Ibiricu y en la villa de Urroz. Se completaba las obras, con la construcción de un total de cuarenta alcantarillas, repartidas en todo el trayecto de este camino-carretil de Aoiz a Pamplona en su entronque con el municipio de Huarte.

Un primer documento, contiene un acta notarial realizada el 24 de Julio del año 1842, ante el escribano/notario D. Sebastián Cía, de la ciudad de Pamplona, que se encuentra depositado en la Caja nº 21759/1 del A.G.N. Se establece un convenio, entre el comisionado de los accionistas del Camino Real para Aoiz y Pedro Aldaz, vecino de la propia villa, para realizar varias obras. El documento expresa: “En la ciudad de Pamplona, a veinte y cuatro de Julio de mil ochocientos cuarenta y dos, ante mí el escribano real, público infrascrito y testigos, en presente D. Juan de Dios de Moso, vecino de esta ciudad y dice, que habiéndosele comisionado por los accionistas de la empresa del nuevo Camino Real, desde esta dicha ciudad a la villa de Aoiz, para proporcionar personas que se encarguen de la ejecución de los puentes, pontarrones y alcantarillas del mismo camino, lo anunció al público, señalando el diez y nueve del último Junio, para la subasta del todo o en porciones; y no habiendo presentado quien hiciese postura de remate, con el fin de llevar adelante el proyecto y conseguir su conclusión, se conviene con Pedro Aldaz vecino de Aoiz, que también se hallaba presente, en las obligaciones y condiciones siguientes:

  1. Que Aldaz a de construir las paredes del puente del término de Ecay, que tendrán veinte y dos pies de alto y veinte de largo, con sus manguardias, que de la parte de aquel pueblo tendrán diez pies de largo, y del de la de Villaveta veinte y ocho, debiendo ser dichas paredes hasta la mitad de su altura de siete pies de grueso y de seis la otra mitad, con mampostería y buen mortero, que sobre poco más o menos compondrán ciento sesenta y nueve estados, con claro de veinte y dos pies.
  2. Deberá construir también tres alcantarillas en el propio término, cuyas paredes y manguardias han de ser de treinta pies de largo, ocho de alto, tres de grueso y seis de claro, trabajadas con piedra y mortero, que compondrán cuarenta y cuatro estados.
  3. Igualmente otras dos alcantarillas, con piedra en seco, en el propio término, donde existen dos puentecillos, con altura de cuatro pies, veinte de largo, dos de grueso y dos de luz.
  4. Deberá abrir los cimientos hasta encontrar buena tufa o terreno suficiente a satisfacción del Director de caminos o del sobrestante que encargado esté para el reconocimiento.

Este documento notarial se completa con otros cinco artículos, que detallan las otras características de las obras a realizar. También se incluye la forma de pago, que se hará por tercios, según de especifica. El primero cuando se formalice el contrato, el segundo cuando la obra se halle en su segundo tercio de construcción; el resto o sea la última tercera parte, después de dada por buena toda la obra, y se sepa el número de “estados” de que se compone, y el importe en tasación de las alcantarillas (“Estado”, es una unidad de medida de superficie).

Además de este contrato de construcción, inscrito en la notaría de Pamplona de Sebastián Cia, se recogen otros realizados en la misma fecha, que corresponden a los restantes trabajos de construcción del resto de puentes, pontarrones y alcantarillas del camino-carretil de Aoiz a Pamplona. Las actas notariales son similares, solamente varían en cuanto al constructor y el tipo de trabajo encomendado. En ellos se nombran a Joaquín Buldain, Félix Gonzalo, Francisco Arregui, los tres de Urroz; a Miguel Arrijuria de Elcano, como concesionarios de las obras de construcción.

En todas las actas notariales, figura el nombre del concesionario D. Juan de Dios de Moso, como representante de la empresa de Irati, encargada de la construcción del nuevo camino Real. En cada uno de los citados contratos, se incluyen las correspondientes condiciones que se deberán cumplir, en las obras contratadas. Estas condiciones varían en función de la complejidad de las mismas.

No encontramos otros documentos, que recojan el seguimiento de las obras mencionadas, por lo que para dar continuidad a este trabajo, damos constancia de otra documentación; que hace referencia al coste económico de esta primera parte de las obras.

En un primer documento contrastado en el A.G.N., que se halla depositado en la caja nº 105655 carpeta 38761/1, aparecen las primeras cuentas, correspondientes a la realización del camino-carretil de Aoiz a Pamplona. En este documento presentado por el depositario del Ayuntamiento de la villa D. Benito Ribed, se relacionan los caudales que ha recibido al iniciar las obras, también las cantidades que ha satisfecho en pagos. Ambos conceptos corresponden, a operaciones realizadas desde el primero de Enero de 1840, hasta finales de Diciembre del mismo año. Como podemos comprobar estos asientos económicos, son anteriores a la realización formal del contrato de construcción de dicho camino, lo que indica que previamente, se habían iniciado las citadas obras.

En primer lugar aparecen los aportes de dinero que se reciben en dicho Ayuntamiento, al iniciar los trabajos de ejecución de las obras. Son un total de cinco entregas de dinero que corresponden, dos de ellas, con de un valor de 12.000 reales vellón cada una, que son aportadas por Juan de Dios Moso, en nombre de los socios de la empresa de Irati. Dos entregas de 2.000 reales vellón, que realiza Fernando Bezunartea en nombre del valle de Salazar. Por último, otra aportación de la Excelentísima Diputación Provincial de Navarra, de 24.000 reales vellón. Todas estas entregas suman 52.000 reales vellón, con que se disponen al iniciar los trabajos de construcción, del camino de Aoiz a Pamplona.

Lista de presidiarios que trabajaron en la construcción del camino Aoiz-Pamplona

La participación importante de la propia sociedad de Irati, y el valle de Salazar en financiar estas obras, demuestra el interés de ambos estamentos; en mejorar la salida hacia Pamplona y otros lugares del país y del extranjero, de la madera y sus derivados, en la explotación de la importante masa forestal del monte Irati.

En este mismo documento se inserta las anotaciones de gastos, que suponen el inicio de las obras. En una primera partida aparece un cargo de 32.398 reales vellón y 24 maravedís, pagados a los encargados del control de los trabajadores, que se han participado en la construcción del camino. Se presentan un total de 61 listas semanales con los nombres y apellidos de dichos trabajadores. Para este investigador se presenta la primera sorpresa, la lista de personas corresponde a presidiarios; que realizan estas labores, cobrando un real vellón por cada día de trabajo.

Recibo de pago sobre calzado de presos, confirmado por el comandante del presidio de Pamplona

Una segunda inclusión de gastos especifica, un valor de 179 reales vellón, pagados al comandante del Depósito Correccional de Pamplona, Joaquín Redín, por el importe de la recomposición de 100 cadenas y 200 chafetas, para los presidiarios destinados a trabajos en el referido camino, con el correspondiente recibo. Otra gran sorpresa en este trabajo de investigación. En un tercer pago se señala la entrega de 500 reales vellón entregados al mismo Joaquín Redín, en virtud de lo dispuesto por la comisión, para atender al calzado de los individuos de dicho presidio, que se hallaban trabajando en la citada obra. Se incluye memorial y recibo en este asiento de cuenta. Esta información manifiesta, las precarias condiciones en que trabajaban los presidiarios.

Otra inclusión importante de gastos, notoria por lo insólito de la misma, se refiere al pago de 605 reales de vellón, satisfechos a Manuel Sanzol, ayudante del Presidio Correccional de Pamplona, por su asignación de cinco reales vellón diarios desde el 5 de Agosto, en que fue a trabajar con los presidiarios, a dicho camino de Aoiz; hasta el 5 de Diciembre del mismo año.

Como podemos comprobar estos primeros asientos de gastos, se debieron a la utilización a mano de obra de los reclusos del Presidio Correccional de Pamplona, en la construcción del camino de Aoiz a Pamplona. En los documentos que hemos estudiado, no se especifica, si los trabajos realizados por los citados presidiarios, les servían para compensar parte de las penas, por los que estaban privados de libertad. Las condiciones del trabajo que realizaban eran muy precarias, según se manifiesta en los documentos verificados.

El resto de gastos que se inscriben en este documento, corresponden al pago de obras realizadas, o en estado de construcción, que son las siguientes:

  1. Pago a Tomás Huarte y José Joaquín Buldain, maestros canteros, encargados de la construcción de varias obras en la jurisdicción de Urroz y Lizoain, importe 3.200 reales vellón.
  2. Pago a Miguel de Arrijuría, cantero encargado de varias obras en jurisdicción de Egües, importe de 1.400 reales vellón.
  3. Pago a Florencio Gil y Miguel de Arrijuría, canteros encargados de varias obras en la jurisdicción de Egües y Alzuza, importe de 1.400 reales vellón.

El importe total de gastos asciende a 39.628 reales vellón y 24 maravedís. De los 52.000 reales vellón entregados al Ayuntamiento, se deducen los gastos señalados con anterioridad; quedan en la caja de dicha entidad de la villa, 12.317 reales vellón y 10 maravedís,
dispuestos para la financiación del resto de obras, que se realizarán en años posteriores.

En un segundo trabajo, completaremos la investigación aportando otros documentos sobre la construcción del camino-carretil, que se realizó a partir del Camino Real de Aoiz a Pamplona entre los años 1840 a 1845, por la Compañía de Irati.

Josetxo Paternain Nagore

Deja un comentario