Encuentro de pueblos y danzas de la merindad

La tarde del sábado de las fiestas es desde hace dos años tarde de toros y también de danzas, danzas de la Merindad, gracias al empeño del grupo local, Rocamador Dantza Taldea por mantener una manera de ser y de vivir que se refleja en el folklore, como son sus bailes y los del resto de grupos existentes.

Ayer el encuentro reunió a los dantzaris de Aoiz, Noáin, los anfitriones de Rocamador, y los danzantes de Otsagabia. En total 70 miembros desplegaron una pequeña parte de su repertorio y llenaron la tarde de música y baile con sus kalejiras y sus bailes.

“Se trata de celebrar la Merindad, no de hacer un gran festival de larga duración”, explicó Iker Aramendia responsable de Rocamador.

El grupo local abrió el encuentro con el ‘Ttun Ttun’ del Valle de Roncal, recuperado por él mismo en un tiempo en el que prácticamente se había perdido, lo cerró con la Jota Vieja de Sangüesa, e intercaló dos de sus propias piezas, Txrikorda y Zorronpo. “El folklore de Sangüesa es algo que se regenera, que no se ha perdido, y siempre ha tenido carácter “merindano”. Este es un efecto práctico de la Merindad, que a veces se queda sólo en un concepto, pero en el fondo tiene un significado y una forma de mantener su esencia es mantener vivo su folklore”, expresaba Aramendía, al tiempo que añadía lo bonito que sería reunir además de los citados, a Valcarlos, Roncal, Burlada, Burguete, para completar la Merindad.

Komunikabidea: Diario de Noticias

Deja un comentario