EHNE solicita limitar el tamaño de las cuadras y las ayudas a macroganaderías

Miembros del sindicato, con la marmita llena de rúbricas recogidas en Navarra. (Oskar Montero)

El sindicato EHNE ha pedido hoy al Parlamento de Navarra que se “limite” el tamaño de las cuadras y se “modulen” las ayudas europeas a macrovaquerías y a modelos “para nada sostenibles”.

“Cuando hablamos de Desarrollo Rural, entendemos que desde el marco europeo se debe marcar qué tipo de inversiones tengan ayuda”, ha dicho el técnico de EHNE Felipe Etxetxipia, y ha añadido que su sindicato “no entiende” que macroexplotaciones como la de Noviercas, en Soria, “puedan tener cabida en este tipo de ayudas, debería estar más limitado”.

Ha pedido por ello los parlamentarios una “pelea en favor” de que “se limiten las inversiones en modelos que para nada son sostenibles”, y ha apostado por “modular” las ayudas europeas como las de la PAC (Política Agraria Común).

Además, según ha señalado, “la propia legislación navarra tendría capacidad para limitar el tamaño de las cuadras”, de forma que se favorezca “otro modelo mucho más sostenible y, a la larga, mucho más vertebrador del territorio”.

En cuanto al proyecto Noviercas, Fermín Gorraiz, de la ejecutiva de EHNE, ha matizado que todavía “los promotores no han comprado nada” sino que “han hecho un principio de acuerdo para la compra de 900 hectáreas”.

Y ha advertido que el “punto más negativo” de la iniciativa es que con 20 cuadras como la de Noviercas “se producirá todo el consumo de leche del Estado, con la desaparición de activos agrarios que supone todo esto”

Con Noviercas, ha precisado, “desparecerán entre 400 y 500 explotaciones” y la calidad de la leche se verá resentida porque “al haber tantos animales no se alimentan de la misma forma” que en las explotaciones más reducidas.

Por su parte, el presidente de EHNE, Imanol Ibero, ha advertido de que el sector primario en la Comunidad Foral está viviendo una “transformación rápida y caótica”. “De año en año tenemos menos vaquerías en Navarra”, ha lamentado, y ha explicado que se ha pasado de 189 ganaderos el año pasado a 168 hoy.

Asimismo, Ibero ha denunciado que “21 granjas han tenido que cerrar” y que la actividad existente en la zona rural “se ha paralizado”, por lo que ha apostado por un modelo de pequeñas explotaciones que tengan en cuenta el Desarrollo Rural y el equilibrio territorial.

Los grupos que sustentan el cuatripartito han calificado el proyecto como “negativo” y se han mostrado en contra de las “preocupantes” consecuencias que esta construcción va a implicar, por lo que han coincidido en apostar por el modelo planteado y por un sector “asentado en el territorio, que consolide y arraigue la población”.

También la regionalista Carmen Segura ha abogado por “asegurar la viabilidad y continuidad” del modelo de producción navarro, al igual que la socialista Inma Jurío, que ha lamentado el “abandono” de vaquerías que se producirá si el proyecto sigue adelante.

La popular Ana Beltrán ha defendido el sector ganadero en Navarra “por lo que lleva consigo de vertebración del territorio”, aunque ha recomendado realizar un “análisis profundo” sobre “si hubiese sido mejor que el Gobierno de Navarra hubiese permitido establecerla aquí”. “Podemos hacer poco porque ha sido otra comunidad la que ha facilitado la posibilidad de que se implante”, ha aseverado.

Komunikabidea: Diario de Noticias