Pasión, diversión y arte: un estilo de vida

Me resulta complicado definir qué es el arte, pero si tuviera que definirlo con una palabra, sería creatividad. Es como un escape, una forma a través de la cual podemos mostrar al resto de personas lo que somos capaces de hacer.

Montse Bueno Adot, en la primera feria a la que acudió, la feria de San Martín en Urroz-Villa

Montse Bueno Adot, en la primera feria a la que acudió, la feria de San Martín en Urroz-Villa

La vida de Montse Bueno Adot dio un giro inesperado hace poco más de un año. Un día sintió que a su vida le faltaba algo, que había un profundo vacío que llenar. Y así fue como esta navarra de 45 años descubrió el apasionante mundo de los jabones. Asistió a un curso de plantas aromáticas y medicinales, y uno de los ejercicios que realizaron fue la elaboración de un jabón. Fue entonces cuando surgió en ella el flechazo que cambió su vida. Los elaboraba de forma sencilla en su hogar, con paciencia y una sonrisa en el rostro. Se relajaba y era feliz. De esta manera su yo creativo salió a la luz y su vida comenzó a brillar de forma diferente.

Al principio los hacía con el disfrute como único fin. Cuántos más jabones producía, más ansiaba seguir creándolos, pero el coste cada vez era más elevado. Por esa razón decidió empezar a venderlos para amortizar los gastos y poder seguir comprando materiales. Con esta nueva visión, comenzó a asistir a diferentes ferias de pueblos cercanos. Las personas que se paraban ante su parada admiraban los jabones hechos con sus propias manos, y así descubrió cómo siendo feliz creando podía llegar a hacer feliz a los demás. También asistía a diferentes cursos para perfeccionar su técnica, donde conoció a eminencias del tema que le guiaban paso a paso durante este aprendizaje, como Sergio Masala y Ramy.

Jabones de Montse Bueno elaborado a partir de pepinos

Jabones de Montse Bueno elaborado a partir de pepinos

Para Montse, la elaboración de jabones artesanales es un estilo de vida. Ella tiene muy claro que invierte su tiempo en hacer arte. Unos pocos moldes de distintas formas y materiales le sirven como base creadora, la imaginación es su instrumento y su materia prima son los ingredientes, las formas, los colores y los olores que acaban materializados en una bella pieza de jabón. “A mí me gusta decir que mis jabones son una delicia para los sentidos, los podemos ver, tocar, oler… No hay más que fijarse en cómo se les van los ojos a las personas cuando ven algunos de mis jabones, ¡así que por supuesto que es un arte!”.

Su peculiar forma de arte, sin embargo, no se debe exclusivamente al placer que experimenta. Para Montse también supone una ayuda para todas esas personas que combaten día a día problemas de la piel causados por los productos químicos. “Me agrada muchísimo ver que, de esta forma tan sencilla y económica, consigo en la mayoría de los casos darles una solución.” Y además, contribuye al medio ambiente. “Consumiendo jabones en trozo evitamos echar al entorno una gran cantidad de plásticos innecesarios”. Por esta misma razón, la mayoría de plantas aromáticas y medicinales que emplea las obtiene de su huerto, que desde hace años lo lleva en ecológico.

La vida de Montse Bueno Adot dio un giro inesperado hace poco más de un año, y ahora es una persona completa porque ha encontrado la pieza que le faltaba a su vida. “Para mí es una experiencia maravillosa, es relajante y lo que aprendo y lo bien que me lo paso no tiene precio”.

Komunikabidea: www.desdebellaterra.com