Urraul Alto: el último escondite de Navarra

AristuUrraul Alto es el valle perfecto si persiguen una cita con la tranquilidad. La despoblación le ha afectado de forma severa, pero la belleza del lugar ha permanecido intacta.  Está situado en la Merindad de Sangüesa, en la Comarca de Lumbier, a 45 kilómetros de Pamplona. Su población en 2013 era de 159 habitantes (fuente: INE), pero sinceramente me parece un dato excesivamente optimista. Irurozqui, donde está el Ayuntamiento, e Imirizaldu son sus núcleos más habitados con las típicas casas robustas y preparadas para resistir el largo invierno. Urraul Alto es paz. Urraul Alto es armonía. Es el último escondite de Navarra.

El valle es amplio al sur y muy estrecho en el norte. Goza de amplios horizontes cuando uno viene desde Lumbier, pero poco a poco la vegetación y la sierra de Areta imponen su dominio. Llama poderosamente la atención, por ejemplo, la ubicación del caserío de Aristu (foto superior), allí donde el ser humano ni está ni se le espera… El valle acaba aquí y sólo una pista transitable para vehículos 4×4 permite salir a Oroz-Betelu, en el vecino valle de Arce. De Aristu para abajo encontraremos Elcoaz, otro rincón alejado de la civilización, y no muy lejos de allí está Ayechu (foto 2), en un callejón lateral. En nuestra incursión por estos lares aprovechamos para ascender el Aldaxur, un peñasco con una panorámica impresionante hacia el Pirineo (foto 3)). Si les gusta la montaña, es una excelente opción. Si simplemente quieren desconectar de la rutina y la ciudad, pueden adentrarse en un bosque (recomendable GPS) o pasear a la vera del río.

No les quiero contar más cosas, no les quiero desvelar el final de la película. Elijan un día soleado y déjense llevar por la magia de un lugar único. Urraul Alto, el último escondite de Navarra.

Dónde comer: La Hospedería Santa Fé es un lugar encantador y entrañable para finalizar la jornada. Por primera vez desde que este blog cobró vida, les vamos a presentar dos novedades. Una a la hora de colocar las imágenes y la otra, con el plan posterior al banquete. El restaurante es un local adyacente al monasterio, que está declarado Bien de interés cultural. Fundado a finales del siglo XII por los monjes de ‘Sainte Foi’ (Santa Fe) de Conques (Francia), parece que tuvo fuerza en sus orígenes probablemente influido por el hecho de constituir formar parte de una vía secundaria del Camino de Santiago. Pronto, las luchas por el control socioeconómico de todo el Pirineo navarro entre los grandes centros de Orreaga-Roncesvalles hizo que su influencia se redujera al entorno cercano. Durante algún tiempo servía también como casa del valle, celebrándose allí las reuniones del ayuntamiento. El conjunto monumental se compone de varios edificios religiosos y civiles: la iglesia (siglos XIII al XIV), el claustro (siglo XVII) y un hórreo (siglo XV)peculiar por su planta cuadrada sobre doce postes. En cuanto al restaurante tendrán una excelente oportunidad de probar sus exquisitos entrantes, jugosas carnes y deliciosos postres. Tendrán el placer de sentir sabores, olores y texturas de la tierra. Un verdadero deleite para el paladar en un rincón inigualable.

Además, les recomiendo encarecidamente el siguiente plan. Coman tranquilos. Disfruten de la velada. Y cuando terminen paseen por el recinto junto a los dueños, que les atenderán gustosamente dándoles la información pertinente. Son una pareja procedente de Olite que viven allí todo el año y he de decir que se vuelcan con el cliente.

Autor del testo: Mikel Madinabeitia
Komunikabidea: El Diario Vasco

One comment to “Urraul Alto: el último escondite de Navarra”

Comments are closed.