Al Himalaya. Parte 0

Amadablam

En  Octubre de 2013 volvimos de una expedición al Himalaya. En aquella ocasión fue al Manaslu, una montaña que se encuentra entre las catorce más altas del mundo.  No nos fue muy bien, nos falló un poco de todo. Pero sobre todo fallamos nosotros. Cuando todo acabó, Bea nos vino a buscar a Madrid, un día temprano por la mañana. Regresamos en silencio. Después de los abrazos de bienvenida, cada uno pensando en lo nuestro, con cierta amargura metida dentro. Un viaje de estos desgasta más mentalmente que físicamente. Son muchos sacrificios y alteraciones que a veces no sabes como encajar. Es más fácil ser una persona normal. 😉

Para las 4 de la tarde ya estabamos en Aoiz.

– Quiero volver, tenemos que volver.

Como una declaración de intenciones, esa misma tarde salimos a correr cara al pantano por la carretera, para después subir a la sombra por la pista hasta llegar a las ruinas de la erminta de San Joaquín. Fué primer entrenamiento para una nueva aventura, que no sabíamos cuándo iba a llegar.

Desde la ermita, cuando el sol comienza a esconderse, Aoiz  se va apagando y la sombra que lo cubre gana altura por la Cañonera hasta acabar el día. Es una bonita vista que reconcilia. Cada uno tiene que ser quién es. No queda más remedio, aunque muchas veces haya que pedir perdón por ello.

A veces nos serena la cordura, pero nos dura poco. Además parece que es contagioso.

¡Ay Latasa, la que has liao!

Aquel final del viaje de 2013 con su entrenamiento incluido, fuel el comienzo de uno nuevo. El 30 de agosto salimos para Katmandu con intención de pasearnos por las faldas de las montañas más altas del planeta. Iñaki Latasa, Bea, Ageda, Rita y un servidor, junto con unos amigos de Berriozar haremos, el trekking del Kumbu sin más pretension que ser felices y ver el Everest y sus montañas de alrededor. Cho Oyu, Lotse, Nuptse, Amadablam, etc.

Algunos siempre tienen miedo de que pase algo, pero nosotros tenemos más miedo a que no nos pase nada y ése es un motor que siempre funciona.

Nos encantaría, pero no sé si seremos capaces de enviar alguna foto para compartir con vosotros, prometemos intentarlo. Deseadnos lo mejor, viento a favor y grandes experiencias.

Rubén

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.