Aoiz, memoria y eco de Itoiz

Mateo de la fa­mi­lia Go­rraiz, To­más el cu­ra de Itoiz, Kar­me­lo Bar­ber, Iña­ki Gar­cía Coch, Lau­ra de la fa­mi­lia Ja­kue, Ro­sa­rio Larrea, en el re­cuer­do, y to­das las per­so­nas que for­ma­ron par­te de los cas­ti­ga­dos pue­blos y va­lles que que­da­ron anegados por las aguas del Ira­ti tras la cons­truc­ción del em­bal­se de Itoiz tie­nen en Aoiz des­de el vier­nes un lu­gar que les re­cuer­da y reivin­di­ca: es la nue­va Pla­za Itoitz.

Por­que Aoiz no ol­vi­da el te­rri­ble cos­te so­cial que le su­pu­so el pan­tano ni a las gen­tes que tu­vie­ron que aban­do­nar sus pue­blos, ni su lu­cha pa­ra que no fue­ran en­gu­lli­dos por el agua.

El Ayun­ta­mien­to se sen­tía en deu­da con ellos y ha plas­ma­do es­te sen­ti­mien­to dan­do nom­bre ofi­cial el vier­nes al es­pa­cio co­no­ci­do has­ta aho­ra co­mo la pla­za del INEM o la pla­za ro­ja en la que, ade­más, ha co­lo­ca­do un pa­nel que con­tie­ne la cro­no­lo­gía de los he­chos jun­to con imá­ge­nes del pai­sa­je des­apa­re­ci­do y le­tras de canciones com­pues­tas du­ran­te to­do el pro­ce­so, “pa­ra re­cor­dar­les con el or­gu­llo, res­pe­to y dig­ni­dad que se me­re­cen”, ex­pre­só en el ac­to el al­cal­de, Unai La­ko.

La idea de te­ner en Aoiz un lu­gar don­de re­cor­dar a las per­so­nas que per­die­ron con sus ca­sas y pue­blos una par­te im­por­tan­te de su vi­da y de su iden­ti­dad, les ron­da­ba ha­ce tiem­po, ase­gu­ra­ba, por lo que la pla­za Itoitz con­tie­ne en su nom­bre a Or­baiz, Ar­toz­ki, Mu­nian y Na­go­re; a to­dos los pue­blos, anegados y per­ju­di­ca­dos, sin pa­sar por al­to que tam­bién Aoiz pa­gó su pre­cio.

“La cons­truc­ción del pan­tano tra­jo ade­más de abe­rra­cio­nes me­dio am­bien­ta­les y na­tu­ra­les, ten­sión, cris­pa­ción y di­vi­sión en el pue­blo. La­mer es­tas y otras he­ri­das no es fá­cil. El pa­so del tiem­po y el es­fuer­zo de to­dos y to­das es­tán ayu­dan­do qui­zás en es­ta la­bor”, aña­dió el al­cal­de.

OTRAS VO­CES. El can­to de Las Mi­las al Ira­ti y sus gen­tes, el te­ma “Itoitz”, de Olatz Zu­gas­ti, en la voz jo­ven de Idoia Do­na­zar y el “Ira­ti” de Fer­mín Va­len­cia, en la de Aritz Ugal­de so­na­ron en el ac­to car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do, an­tes de ha­cer vi­si­ble el pa­nel de dos caras:por un la­do “Itoitz in Me­mo­riam” con fo­to­gra­fías de Txa­ro Mi­na Ló­pez y Blan­ca Zaz­pe To­rrea de pue­blos des­apa­re­ci­dos; y por el otro, diez imá­ge­nes más de pai­sa­jes de vi­da y luz, hoy ba­jo las aguas, que ha­cen de mar­co a la información.

Los textos bilingües de la técnica Idoia Zabalza Gárate, ordenados por orden cronológico, engarzan a los lados con las letras de las canciones inspiradas en las vivencias y protestas populares de aquel tiempo. Conocidas letras de autores como: Fermín Valencia, Su Ta Gar, Olatz Zugasti, Soziedad Alkoholika, Ekon, Txarralde, y Carmelo Erdozain.

“Es una forma genial de relatar todo lo que se vivió con una mezcla de canciones y el mejor homenaje”, mantenía su autora, al tiempo que hacía hincapié en el coste so­cial, eco­ló­gi­co y en el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta que se ge­ne­ró an­te una de­ci­sión que en los pe­que­ños pue­blos se con­si­de­ró des­de el pri­mer mo­men­to des­pro­por­cio­na­da e in­jus­ta.

MI­RA­DA ATRÁS. El con­jun­to, di­se­ña­do por Al­fre­do León Ma­nú es una mi­ra­da atrás a los su­ce­sos acon­te­ci­dos des­de que se tomó la de­ci­sión gu­ber­na­men­tal de su cons­truc­ción (1985), has­ta el ini­cio de las obras en 1993.

Des­cri­be el am­bien­te que se res­pi­ra­ba y no de­ja in­di­fe­ren­te a quien lo lea, ha­ya vi­vi­do o no los acon­te­ci­mien­tos que cul­mi­na­ron con la crea­ción de un gran pan­tano de 418m3 aguas aba­jo de Itoiz. Una pa­red de 122 me­tros de al­tu­ra que anega­ría 9 pue­blos de los va­lles de Ar­ce y Lón­gui­da, 3 re­ser­vas na­tu­ra­les y 2 zo­nas de pro­tec­ción de aves.

Los ar­gu­men­tos de­fen­so­res de la gran in­fra­es­truc­tu­ra: crea­ción de nue­vas hec­tá­reas de re­ga­dío por me­dio del Ca­nal de Na­va­rra, abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble a Pam­plo­na y co­mar­ca, así co­mo de ob­ten­ción de la ener­gía, no con­ven­cie­ron ni a ve­ci­nos ni a car­gos elec­tos ni a eco­lo­gis­tas de la zo­na.

Sur­gió de es­te mo­do la fa­mo­sa Coor­di­na­do­ra de Itoiz, que con­tó con el apo­yo de los tri­bu­na­les eu­ro­peos. Ni es­te res­pal­do, ni el sa­bo­ta­je de los So­li­da­rios im­pi­die­ron la cul­mi­na­ción de una po­lí­ti­ca de he­chos con­su­ma­dos.

Pa­ra no ol­vi­dar­lo, Aoiz guar­da pa­ra siem­pre la me­mo­ria y el eco de aque­lla lu­cha por la de­fen­sa de la tie­rra en el pa­nel de la pla­za de Itoitz.

Komunikabidea: Diario de Noticias