El médico de Aoiz que fue más que un médico

Javier Álvarez Caperochipi (autor) y Salvador Gutiérrez Alcántara. | Eduardo Buxens

En la época en la que Manuel Jimeno Egúrvide vino al mundo en un gran caserón de Aoiz, allá por 1856, el 20% de los niños fallecían en Navarra antes de cumplir un año de edad y la esperanza de vida era de 35 años. Él tuvo la fortuna de poder progresar en un contexto histórico adverso con constantes guerras y en el que la medicina no estaba desarrollada científicamente, las epidemias se cebaban con la ciudadanía y las normas de higiene brillaban por su ausencia. Y, a lo largo de su vida, luchó para corregir esto último.

“Lo cierto es que nos encontramos ante uno de los médicos más importantes de la historia de Navarra, quizá el segundo por detrás de Nicasio Landa, y también uno de los más desconocidos. Eso es lo que hemos tratado de corregir publicando su biografía”. Lo dice quien ha sido el autor del libro, Javier Álvarez Caperochipi, pamplonés de 76 años y cirujano jubilado que hoy se dedica a investigar, escribir y dar clases a mayores.

El libro se titula ‘Jimeno Egúrvide, médico prestigioso de la vieja Pamplona’, y lo editan el grupo cultural Bilaketa de Aoiz y el Colegio Oficial de Médicos de Navarra. “Le tocó vivir y participar en una época apasionante de la medicina, y fue el impulsor de grandes reformas como médico higienista, siendo uno de los principales actores de la llamada revolución sanitaria”, señala el autor.

Jimeno Egúrvide se licenció en Medicina en Barcelona en 1880 y se doctoró en Madrid dos años después, especializándose en higiene y salud pública. “Tuvo como referente a su hermano mayor Florentino, quien fue presidente del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona”, indica Álvarez.

JEFE DE SANIDAD

El médico agoizko desempeñó su carrera profesional en la Comunidad foral, principalmente desde el Hospital de Navarra (hoy sede del Museo de Navarra, en Pamplona), y creó el Instituto de Higiene en la calle Leyre. “Se acabó convirtiendo en el Jefe de Sanidad de Navarra (1904-1924), que dependía del Estado, y llevó la voz cantante aquellos años sobre el Negociado de Sanidad y también en la Junta de Sanidad que presidía el gobernador y en la que participaban políticos, veterinarios, médicos o arquitectos”.

“Entre 1880 y 1915 se vivió la llamada Edad de Oro de la Medicina, en la que se descubrió la existencia de los gérmenes, se configuraron vacunas o se alcanzaron los conceptos de agua potable y saneamientos. El Estado impulsó grandes reformas en este sentido, y tuvo a Jimeno en Navarra como un gran aliado para cambiar hábitos y costumbres”, apunta Álvarez.

“Él estuvo liderando un equipo para mejorar la salubridad de la ciudadanía en Pamplona, y pronto las acciones fueron dando resultados. Por ejemplo, se mejoró y amplió el abastecimiento de aguas (además de Noáin, desde Arteta), se comenzó la recogida de basuras y la limpieza de calles (antes se esperaba a que lloviera), se apostó por la desinfección (cloro para el agua potable, cal para paredes, suelos o letrinas…), se realizaron obras de saneamiento, se creó el Laboratorio de Sanidad Alimentaria, etc.”, repasa.

Su labor como médico higienista se reflejó también en una docena de libretos sobre la materia. “Era un hombre reflexivo y todo el mundo le escuchaba. Falleció en 1937”, indica Javier Álvarez.

El libro sobre su figura suma 100 páginas y se vende a 14,50 euros en la librería Ínsula de Pamplona, en el Colegio de Médicos y en Bilaketa. Este jueves se presenta en Aoiz a las 19.00 horas.

“Cabe destacar que este personaje ilustre de Aoiz era también muy activo, pues ocupó otros cargos como presidente de Cruz Roja Navarra y del Casino Principal, o director de la revista médica La Clínica Navarra y del periódico El Liberal Navarro”, apunta por su parte Salvador Gutiérrez, presidente de Bilaketa. “Era además un humanista, pues escribía y era poeta. Es otra de sus atractivas facetas. Ganó incluso concursos de poesía y le pedían colaboraciones en este sentido, como ocurrió en la inauguración de los locales del Orfeón Pamplonés”, sentencia.

Komunikabidea: Diario de Navarra