“No hay ladrón que por bien no venga”

Comedia de enredos que muestra como de una situación que pareciera ser pequeña, se levanta una arquitectura escénica que no solamente señala la hipocresía del ser humano, sino que al mismo tiempo se ríe de él, logrando que el espectador se burle de la falsedad de la sociedad.

Argazkiak: Kris