Visitas guiadas a los cuatro retablos de Juan de Anchieta en Navarra

De izda. a dcha: la coordinadora del proyecto, Kati Leatxe Aristu (Karekin Kultura); la responsable de las visitas guiadas, África Flamarique Borrego; y la diseñadora de la guía didáctica, Garbiñe Navarro Rodríguez.
Jesús Caso

Sentir la emoción que provoca el arte de Juan de Anchieta, disfrutarlo, y compartirlo con otras personas en un recorrido único por Navarra” es, según explica la coordinadora del proyecto Kati Leatxe Aristu, el objetivo del programa de visitas guiadas a los retablos que el escultor romanista realizó en la Comunidad foral y que comenzarán el próximo 30 de septiembre en Tafalla.

La idea de difundir el legado de Juan de Anchieta partió de los ayuntamientos de Tafalla, Aoiz, Añorbe y Cáseda que, con la colaboración de la Institución Príncipe de Viana, querían poner en valor el patrimonio local y contaban con cuatro de las joyas del artista: los retablos de Nuestra Señora de la Asunción (en Cáseda y en Añorbe), el de la iglesia de San Miguel (en Aoiz) y el de Santa María (en Tafalla). “Juan de Anchieta es un escultor único, poco conocido entre los profanos y que, sin embargo, tuvo una importancia clave en la trasmisión del arte de Miguel Ángel en la península”, aclara África Flamarique Borrego, licenciada en historia y responsable de las visitas guiadas y de la supervisión de los contenidos del proyecto.

Flamarique, que se ha basado en los estudios de Anchieta llevados a cabo por Concepción García Gainza (catedrática emérita de Historia del Arte de la Universidad de Navarra) y en los de los ya fallecidos historiadores y catedráticos José Camón Aznar y José Cabezudo Astrain, destaca como puntos fuertes de las nuevas visitas su sencillez, el análisis contrastado y el interés por los detalles.

“Las visitas guiadas a las iglesias ya existían, pero hasta ahora no se había hecho un recorrido conjunto y comparado de los cuatro retablos que aportase, además del contenido histórico, un componente emocional que acompañara la presentación y la dotase de detalles interesantes sobre la vida cotidiana que ayudasen a entender al escultor y su obra”, añade la coordinadora del proyecto.

“Además -prosigue Flamarique-, queríamos ser claros y amenos y hacer que el visitante se sintiera inmerso en el ambiente de la época. Para ello, y teniendo en cuenta las horas de trayecto en el autobús, hemos preparado distintos documentos de apoyo”.

Por un lado, se proyectará un vídeo explicativo de cómo era el trabajo de tallado de la madera y sus herramientas principales (las gubias); además habrá oportunidad de escuchar música renacentista que traslade al visitante al tiempo en el que vivió Juan de Anchieta; y, por último, se repartirán esquemas de los cuatro retablos, que permitirán al público identificar fácilmente sus distintos elementos antes de verlos en directo.

Juan de Anchieta (Azpeitia, 1533 – Pamplona, 1588) es, según Concepción García Gainza, “la figura más brillante y definitoria de la escultura romanista en el Norte penínsular”. Tras su formación autóctona y sus primeras obras en el gran foco escultórico de Valladolid, se afincó junto con su esposa, Ana de Aguirre, en Pamplona, capital del Reino y sede episcopal, lo que le permitiría viajar más fácilmente a sus lugares de trabajo (País Vasco, Aragón y La Rioja) y relacionarse ampliamente con los sucesivos obipos. Anchieta fue además, “un hombre profundamente religioso, humilde, que nunca pleiteó con otros artistas, y que trabajó en unas condiciones muy duras”, prosigue Leatxe. “De todo esos aspectos, hablaremos en las visitas”.

GUÍA DIDÁCTICA

Según la coordinadora, el proyecto de difusión del legado artístico de Juan de Anchieta incluye también la edición de una guía didáctica sobre el escultor que se ofrecerá a los colegios públicos de Tafalla, Aoiz, Añorbe y Cáseda para que el profesorado de 5º de Primaria pueda desarrollarlo durante el curso académico. “La guía pretende acercar a los niños y niñas de diez años, que estudian ya el Renacimiento, la figura de Juan de Anchieta, con información destilada sobre su vida y su desarrollo profesional, así como la influencia que tuvo la Contrarreforma en el arte que llevó a cabo y la función piadosa del retablo”, comenta Garbiñe Navarro Rodríguez, licenciada en Bellas Artes y responsable de la unidad didáctica.

Diseñada en un formato interactivo, la guía incluye un abanico de actividades que van desde la lecto-escritura a las matemáticas pasando por las manualidades. “Los escolares tendrán que calcular por ejemplo las distancias que recorría y el tiempo que empleaba Juan de Anchieta en viajar de una localidad a otra, así como construir un retablo en papel o cartón o representar un diálogo entre el artista y los obispos que contrataban sus servicios”, detalla Navarro.

Por último, anunciándola, pero sin querer desvelarla, la coordinadora del proyecto adelantó que las personas que visiten los retablos podrán descubrir en el recorrido una bonita sorpresa. “Estoy segura de que disfrutarán mucho de la jornada y de que la experiencia no dejará indiferente a nadie. La ruta está llena de detalles que colmarán la curiosidad de los visitantes y su pasión por sus pueblos y por su historia”.

Anchieta, “un artista verdadero”

Si tuviera que condensar lo que significa la figura de Juan de Anchieta, el director de la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro, Ricardo Fernández Gracia, asegura que el escultor vizcaíno “es uno de los contados artistas verdaderos, capaces de crear y trabajar con destreza, pero sobre todo de comunicar según los ideales artísticos del momento y de una forma acorde con sus mentalidades”. “Anchieta nos ayuda a comprender numerosos aspectos de la Navarra de la primera época de la Contrarreforma que le tocó vivir, de expresión contenida y muy diferente a la siguiente más retórica y plenamente barroca del siglo XVII”, asegura. A Fernández Gracia le llama la atención “su genialidad técnica y su pericia, así como el hecho de que sehiciera a sí mismo, poco a poco y sin un gran mecenas que le protegiese”. Además de la expresividad de sus rostros, le producen auténtica admiración “sus manos sugerentes y elocuentes, capaces de trasmitir emociones, y que son propias de un auténtico maestro de la anatomía”.

Komunikabidea: Diario de Navarra

Deja un comentario