Aoiz suma y sigue…

El salón de plenos se llenó con los nacidos y nacidas en 2016, junto a sus familias, en el día dedicado a la infancia. (MARIAN ZOZAYA)

El tercer día de las fiestas agoizkas estuvo ayer dedicado a los últimos en llegar, los nuevos agoizkos y agoizkas nacidos en 2016, que, vecinos o no del pueblo, sumaron 42, con lo que el salón de plenos se llenó de familias que participaron en el acto.

Pero además, en día de la Infancia la corporación se multiplica por dos, con la infantil que asume el protagonismo y llama a la fiesta desde el balcón, a las doce en punto con el cohete que ayer le tocó lanzar al alcalde txiki, Arxel González García.

La tarea del reparto de pañuelos, a elegir entre el tradicional rojo y el de cuadros azules y blancos (ambos con el escudo de la villa) junto a los claveles para la posterior ofrenda floral en la iglesia, corrió a cargo del alcalde, Unai Lako y del concejal de Cultura y Festejos, Txako Villanueva. Mientras la coordinadora Mari Sol Martínez daba lectura a la lista de los nuevos vecinos.

“Aunque no todos son vecinos de Aoiz, lo abrimos a los hijos de agoizkos o agoizkas que siguen vinculados al pueblo”, expresaba el alcalde, Unai Lako.

Y acertaron, porque el detalle tiene gran aceptación en las familias, como era ayer el caso de la formada por Lidia González Latorre, agoizka y vecina de Aoiz, y Josu Rodrigo Udi, de Lumbier, que llevaron en brazos a su primer hijo Oier, que justamente ayer cumplía diez meses de vida. Les acompañaron los abuelos paternos Desiderio y Mari Cruz, con visible alegría. “Yo estaba esperando a que llegara la carta en la que nos comunican la invitación. No me lo hubiera perdido por nada, me parece un detalle muy bonito, de los de recordar”, expresaba Lidia al tiempo que ellos mismos le colocaban el pañuelo a su hijo.

DIVERSIDAD. Además de larga, la lista de nombres es indicativo claro de la diversidad de lenguas y culturas que conviven en Aoiz. Los nombres de los 42 nuevos agoizkos y agoizkas son: Mara Alfonso Crespo, Ekhiotz Alcalde Erro, Adrián Alonso Suárez, Samuel Anghel Denis, Oinatz Apezetxea Rodríguez, Adei Aquerreta Diez, Lander Ardanaz Arcelus, Ixone Arteaga Miguel, Fátima Augusto Dos Anjos, Nayla Azouaghe Mimuin, Laket Beroiz López, Marian Capel López, Said Chej El Banne, Valentina Cosín Martín, Amets Dendarieta Eransus, Adriá Díez Salva, Iker Erro Arizcuren, Bruno Flores Terrazas, Markel Gárriz Petrea, Anouar Hassad Jab El Khayr, Noor Houcini, Rabah, Irati Imizcoz Alejo, Eirik Iriarte Arias, Alejandro Jiménez Echeverría, Katrin Latasa Beroiz, Emanuel Moise Isac, Nico Morillo Zunzarren, Nicolae Petrea Darius, Oier Rodrigo González, Eloi Sánchez Madurga, Marcu Scortanu, Pablo Solesio Soler, Abigail Tcaci Sara, Ogatz Ugalde Larrea, Irune Ustarroz Beorlegui, Aitana Zabalza Gancheghi, Unai Villarragut Campos, Iraia Lizarraga Gómez, Odei Yerro Abaurrea, Peio Osés Echarte, Alain de Gracia Carmona, Alaia Mirón y Julia Vizcar Leache.

“EN CLAVE DEPORTIVA”. Tras la larga bienvenida, los últimos en llegar al pueblo dieron paso a la corporación txiki, que se suma a las que han pasado por el salón de plenos, con la diferencia de que ésta ha trabajado durante el año porque su papel no ha quedado reducido a este día. Estuvo formada por el alcalde, Arxel González García, y los concejales Sheila Orradre Garde, Esther Sarriés Abadiano, Koul Mohamed, Orreaga Iglesias Leache, Haizea Mancebo Ureña, Bidane Iriarte Cabodevilla, Iosu Pérez Iturri, Nahia Iturria Eslava, Ibai Arcelus Ugalde y Asier Goñi Armendáriz.

Repartidos los pañuelos junto a la fotografía de familia, la nueva corporación dio paso a los homenajeados del día: el equipo de balonmano del CD Aoiz y el de fútbol, categoría infantil, campeones de la temporada 2016-2017. Dos reconocimientos, “en clave deportiva”, como expresó el alcalde, Unai Lako, con especial ilusión “porque se ha recuperado un deporte con solera y logros en Aoiz, en el que además, juegan chicas, y da pie a la diversidad”, manifestó, a al tiempo que felicitaba a los campeones de Navarra del fútbol infantil y a sus técnicos, que recibieron el pañuelo con saludo deportivo y en perfecto orden.

A las doce en punto, un sonriente alcalde, Arxel González García, prendió la mecha, rodeado de sus compañeros de corporación y de los homenajeados. En euskera, invitó a sus convecinos a disfrutar de las fiestas, y declaró que ser alcalde txiki había sido para él “muy motivador”. Alumno de 6º de Primaria del colegio público, con 12 años ha compartido experiencia de trabajo por su pueblo, gracias al giro dado por el Ayuntamiento al papel de la corporación txiki. “Ahora nos eligen durante el curso y trabajamos durante el año. Yo he aprendido mucho de cómo es el trabajo del Ayuntamiento y puedo decir que es bonito hacer cosas por tu pueblo”. Del ayuntamiento a la iglesia para hacer la ofrenda floral, se perdieron después entre la espuma. El relevo lo tomaron las variadas voces del Kantuz, el grupo dinamizado por Fidel Celay y su acordeón, llenó la calle de música y de euskera.

Komunikabidea: Diario de Noticias