Un domingo cualquiera

En su mayoría en la Soci, o en casa de una o en la bajera de otra, pero siempre, cualquier domingo nos juntábamos. De domingo a domingo han pasado años, el grupo ha ido cambiando, nuestros hij@s, han nacido y crecido entre domingos escuchando distintos guiones de vida y de teatro, una fue abuela y cumplieron 18 en el teatro. Siempre domingos, pero no han sido cualquiera, porque ha sido una SUERTE compartir esos ratos, con esa SIMPLE MADRILEÑA.