La música, protagonista en el Día del Valle de Arce

Varias chicas del grupo de dantzas de Agoitz, en un momento de la actuación

Los vecinos del valle de Arce volvieron a celebrar ayer su gran fiesta, en una jornada en la que la música fue protagonista indiscutible del día. Ya desde las 10:30 horas de la mañana hubo una misa en la Ermita de Santa María de Arce que reunió a unos cuantos feligreses. Posteriormente, llegó el momento del tradicional homenaje que se realiza a los recién nacidos del valle y a los vecinos empadronados que en el último año han cumplido 85 años.

Así, de la mano de las autoridades del Ayuntamiento del Valle de Arce, recibieron el homenaje Alberto Nagore Aranaz, de Nagore; Martín José Iribarren Equiza, de Artozqui; y Miguel Zazpe Iturri, de Urdirotz, de los cuales solo pudo asistir el primero. Asimismo, el pequeño Haizea, del pueblo de Zazpe, también recibió un pañuelo rojo en señal de bienvenida al valle. Sin cambiar de escenario, los miembros de la Coral Orreaga ofrecieron con una acústica insuperable una actuación con su mejor repertorio, donde interpretaron por primera vez una partitura en honor al fallecido en 2012 Antxon Gonzalez Gabarain ‘Bolitx’, diagnosticado con ELA que realizó el Camino de Santiago y escribió sus experiencias y recuerdos en el libro ‘El gran caminante’.

FERIA Y MÚSICA. Con un tiempo que fue mejorando a lo largo de la mañana, la campa de Arce se convirtió en una exposición de los mejores productos de la zona. Un total de veinte puestos se dispusieron alrededor del Palacio de Arce, ofreciendo quesos, libros, fotografías, manualidades o ropa. Asimismo, durante unos minutos, varios vecinos aprovecharon para portar una pancarta con la que daban la bienvenida al preso político Mikel Oroz, que volvió hace unos días a su valle natal tras haber permanecido años en clandestinidad y cumpliendo la condena en Francia.

La mañana continuó con un aperitivo a cargo del Ayuntamiento y una actuación de los dantzaris de Agoitz que, junto a los txistularis, atrajeron la atención de decenas de personas. Como colofón matinal, la fanfarre de Artzibar, integrada por acordeones, trikitixas, txistus, flautas, trompetas, bombo, tambor y platillos, volvió a deleitar el vermú por segundo año consecutivo. La jornada siguió con una comida popular en la carpa, que congregó a 200 adultos y 32 niños, juegos infantiles, cuentacuentos y bailables. Si bien ayer fue el día grande, el programa también contó con actos durante el sábado, entre ellos, un partido de futbito, el divertido teatro Oihulari Clown y el concierto de música folk con Edurne Arzoz y Unai Otegi.

Con todas las esperanzas puestas para la edición del año que viene, desde el Ayuntamiento confiaban en que el próximo Día del Valle de Arce se pudiera celebrar alrededor de un Palacio de Arce rehabilitado y una zona lúdico recreativa, para lo que exigían al Gobierno de Navarra que se “implicara, y que cumpla con lo prometido”.

HOMENAJE. 3 mayores y 1 bebé. Los que recibieron un pañuelo fueron el pequeño Haizea, de Zazpe, y los mayores de 85 años Alberto Nagore Aranaz, de Nagore; Martín José Iribarren Equiza, de Artozqui; y Miguel Zazpe Iturri, de Urdirotz.

COMIDA POPULAR. 232 vecinos que se reunieron en la comida popular.

Komunikabidea: Diario de Noticias

Deja un comentario