Kati Leatxe: “La clave es ese punto que une una propuesta cultural con el desarrollo personal y emocional”

Kati Leatxe Aristu es la creadora de Karekin Kultura, una empresa de gestión cultural y emocional nacida hace dos años y medio en Aóiz, que lleva a cabo diferentes proyectos culturales, artísticos y educativos tanto en castellano como en euskera.

Ze Berri.- ¿Cómo llegaste a crear Karekin Kultura?
Kati Leatxe.- He dado clases de euskera en AEK durante varios años y he trabajado como técnica de euskera y de cultura en diversas localidades navarras. También estuve trabajando en Behatokia, el Observatorio de Derechos del Euskera, hasta que llegó un momento en mi vida en el que decidí que lo que realmente quería era trabajar cerca de mi casa y en lo que realmente me gustaba. Así puse en marcha esta empresa.

Z.B.- ¿Qué es exactamente?
K.L.- Es una empresa de gestión cultural y emocional. Nace del deseo de trabajar en proyectos que me motiven y que yo pueda elegir. Si bien es cierto que en algunos casos lo que hago está más cerca de ser una gestión cultural habitual, como puede ser gestionar ayudas para grupos de teatro, por ejemplo, en la mayoría de los trabajos lo que busco es esa faceta emocional, ese crecimiento personal que nos proporcionan la cultura, el arte y la educación.

Z.B.- ¿Qué tipo de trabajos estás haciendo?
K. L.- Ahora, entre otras cosas, estoy trabajando en el desarrollo de un proyecto de difusión del patrimonio oral y fotográfico del Valle de Lónguida. El año pasado acometimos la recogida y este 2017 editaremos un libro y un documental. Este curso he llevado a cabo un proyecto con la Federación de Coros que se ha denominado “Moviendo tu voz, cantando tu cuerpo-Ahotsa dantzan, gorputza kantuan” para trabajar el canto desde el movimiento libre y la expresión corporal. El año pasado junto con “Quiero Teatro” ganamos el concurso de gestión de Kultur Bus y seguimos con él. En Aóiz, junto con la Mancomunidad de Servicios Sociales Izaga, estamos haciendo un proyecto de crianza con respeto. También organizamos talleres de escritura creativa y actividades puntuales con diferentes artistas. Son actividades culturales, emocionales y artísticas. Yo misma he impartido talleres de patrimonio emocional para niñas y niños de Aóiz, en euskera y castellano, para que conozcan su pueblo desde un punto de vista más emocional.
Actualmente tengo entre manos un proyecto para dar a conocer los retablos de Juan de Anchieta de Aóiz, Tafalla, Añorbe y Cáseda, promovido por estos ayuntamientos. Será una visita guiada que se hará también en euskera para grupos escolares, con la que queremos que la gente se vaya emocionada a casa. Esto se va a hacer en septiembre y octubre, y cuenta también con la participación de Príncipe de Viana.
Acabo de empezar a trabajar con un grupo de mujeres saharauis y niños y niñas para trabajar la integración a través de la creatividad. Con la APYMA del Colegio Público de Aóiz llevo a cabo su Escuela de Familias, además de impartir talleres que me pidan como el que celebramos en Semana Santa de Narración e Ilustración en euskara en el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, organizado por las Áreas de Cultura y Euskara de Huarte, y organizamos grupos de lectura, como el de Ansoáin en euskera. A todo esto le llamo gestión emocional y me hace una especial ilusión.

Z.B.- ¿Por qué recalcas la parte emocional?
K.L.- Porque es algo que he buscado y he trabajado a lo largo de mi vida. Me he formado en terapia Gestalt, en narrativa terapéutica y en caracterología. Lo he buscado porque lo he necesitado para mí y para las personas de mi entorno más cercano, y he encontrado que ese punto que une una propuesta cultural con el desarrollo personal y emocional de la persona es la clave.

Komunikabidea: zeberri.eus