Ainara Blasco, pasión, fusión y arte itinerante

Será porque corre el mes de marzo con la semana de celebración del Día Internacional de la Mujer o porque es una exposición singular desde su origen que el boca a boca va llevando desde su pueblo, Aoiz, a otros pueblos y ciudades, que la exposición Fridica, querer es poder de la agoizka Ainara Blasco Juan triunfa en las salas de arte.

La muestra es la representación de 15 cuadros de la artista mexicana Frida Kahlo a través de la fotografía. Es el fruto de la fusión de dos culturas lejanas, la mexicana y la navarra, que mezcla trajes regionales navarros con maquillaje y cambia los escenarios mexicanos por otros de aquí, como las Bardenas Reales, el Museo de Navarra o la fábrica de armas de Orbaizeta. Los modelos: vecinos y vecinas de Aoiz caracterizados con base a los retratos de Frida Kalo, por medio de un trabajo que es la suma de tres profesionales locales: Edurne Mañú (fotografía), Ainhoa Viana (peluquería) y Ainara Blasco, (maquillaje).

“He querido hacer un pequeño homenaje a Frida Kahlo, una mujer adelantada a su tiempo, luchadora por sus sueños y apasionada, y al mismo tiempo, hacer un guiño a Navarra y a todas las mujeres que llevan una pequeña Fridica dentro y luchan cada día por lo que creen, sienten y aman, destacando su importancia en los textos que acompañan a la exposición y reivindicando la igualdad”, expresa Ainara.

Los quince cuadros, de diferentes tamaños, igual que los originales, llevan un texto explicativo en castellano y euskera. Además, hay a disposición del público un dosier con las obras originales de Frida Kahlo y un documental de fondo que narra su vida y trayectoria artística, seguido de un corto dirigido al público más menudo, para que aprendan del dibujo, la técnica y la historia de la artista mexicana.

Como no podía ser de otra forma, Ainara estrenó su muestra en Aoiz la primera quincena de febrero y por ella pasaron 744 personas, “de todas las edades, muchos hombres, y la mayoría han quedado gratamente sorprendidos, no sólo las personas que han hecho de modelos”, recalca. Después pasó brevemente por Lumbier y ahora se encuentra en el espacio Kulturgune de Berriozar, de donde pasará al colegio Mendialdea I y II.

A pesar de que las agendas municipales de Cultura están prácticamente cerradas en esta época del año, a Huarte llegará en noviembre y son varias las ciudades que se han interesado en ella: Logroño (museo) Barcelona (Euskal Etxea) y espera aterrizar con ella también en Madrid después de llevar a cabo las correspondientes gestiones.

IMPLICACIÓN. La propia Ainara Blasco califica su exposición de “diferente y novedosa”, y su atractivo radica para ella en la propia historia que le condujo hasta dar forma a la idea. “Quizás la gente va sin saber bien lo que va a ver, qué es lo que va a encontrar y sorprende hasta a los mismos y las mismas modelos. Hay que tener en cuenta que no es fácil posar para un cuadro”, reconoce la artista.

Fácil o no, en total son 17 los agoizkos que se prestaron a tomar parte en el proyecto de Ainara, familiares, amigos y vecinos. “En cada uno de mis proyectos he incluido a mi ama y a mis hermanos, sólo faltaba el aita, Rafa, perfectamente reconocible en el conjunto”, comenta.

Fridicaes en realidad una exposición que revela el arte colectivo. Una vez que pasaron por maquillaje, caracterización, y peluquería, condujeron a los participantes, cada uno con su papel asignado, al lugar elegido para tomar la imagen. “Había que ubicarles repartirlos para hacer ese guiño a Navarra y a las mujeres navarras que yo me había propuesto”, añade.

Tras una contemplación en profundidad de las obras originales, Ainara Blasco llegó a la conclusión de que “no hay tanta diferencia entre el vestuario, ciertas tradiciones y paisajes que formaron la realidad de la artista mexicana con las de aquí, así que busqué escenarios y vestidos semejantes”.

Y lo encontró pronto. El rico paisaje de Navarra y la generosidad, por un lado, del grupo de danzas de Burlada, Larratz Dantzari Taldea,de los dantzaris de Aoiz, trajes de novio y novia. Para los complementos contó con Nerea Ozcoidi, de Tipi, en Carlos III, que confió en su proyecto y le cedió todo lo necesario desinteresadamente. El centro Elke, de Aoiz aportó el maquillaje y en el ayuntamiento encontró el respaldo para la imprimación. “La concejala Maite Fernández, de la comisión de Igualdad, estuvo a tope”, reconoce agradecida.

Aquella idea que se proyectó en el año 2015 es hoy una atractiva realidad. Ainara ha querido transmitir el amor que siente por la feminista mexicana que descubrió hace diez años mientras estudiaba Efectos Especiales en Bilbao, “pero no llegaba la inspiración”.

La Fridica navarra transmite, como Frida Kahlo, sentimientos, colores, tradiciones y paisajes de la propia realidad navarra. Inquieta y menuda, al tiempo fuerte y apasionada por su trabajo, esta joven madre de dos hijos de 7 y 4 años, se proyecta a sus 32 en el diseño de mini colecciones, para lo que acude a clases de costura con su mochila al hombro y la Frida Kahlo que lleva dentro como guía de sus futuros proyectos.

Komunikabidea: Diario de Noticias