Levantados en Nagore los 30 metros del dique de cola del embalse de Itoiz

Vista de la presa aguas abajo, en el propio vaso del embalse de Itoiz

Es ya una realidad. Sus más de 30 m de altura se levantan a la vera de Nagore, sobre el cauce del río Urrobi. Las obras del dique de cola del embalse de Itoiz en torno a esta localidad del valle de Arce han avanzado considerablemente este año. La presa en sí está prácticamente completada, y se prevé que los trabajos del proyecto global concluyan a lo largo de 2017. El objetivo es dotar al lugar de una lámina de agua constante, con la consecuente mejora estética, y facilitar actividades de tipo lúdico.

A lo largo de este mes, según fuentes de la dirección de obra de la Confederación Hidrográfica del Ebro, se completará el cuerpo de la presa. Como se recordará, si bien en un principio se proyectó un dique de hormigón, se aprobó después un modificado para construirlo de materiales sueltos (gravas calizas) y con un núcleo asfáltico que impide el paso del agua. El volumen global de escollera será de 540.000 metros cúbicos, la altura sobre cimientos de 32,2 metros, y la anchura de coronación de 8 metros.

Así, y desde que se iniciaran las obras en el verano de 2015, se ha venido levantando este dique con materiales de una cantera abierta en la zona. A día de hoy, ya se han ejecutado las excavaciones del cuerpo de presa, el plinto de apoyo del núcleo asfáltico, más del 95% del cuerpo de presa (en los próximos días se llegará al 100%), las inyecciones de la pantalla de impermeabilización del cimiento de presa, el desvío del río y los caminos de acceso a los estribos de la presa.

La fecha de fin de obra prevista es el 30 de noviembre de 2017. Así, el próximo año se ejecutarán el aliviadero, los acabados de coronación de presa, terminaciones de los caminos de acceso, actuaciones medioambientales, y las obras de los espacios de recreo: las playas de Nagore y de la ermita de Santa María de Arce, con zonas de pradera y de arena gruesa.

MÁS DE 25 MILLONES DE EUROS

Sobre una inversión global actualizada y con IVA de algo más de 25 millones de euros entre la presa de Oroz-Betelu y la de Nagore, quedarían por invertir unos 4 millones. La de Oroz, de hormigón, ya se construyó entre 2010 y 2012 sobre el cauce del río Irati.

La puesta en servicio de la presa de Nagore se prevé para 2018, una vez se acometa también el programa de puesta en carga (probar la infraestructura con un llenado total). Como curiosidad, este dique presenta la misma altitud que la presa de Itoiz (nivel de máximo llenado, cota 588 metros sobre el nivel del mar). Así, cuando en un futuro Itoiz esté lleno, la presa de Nagore tendría agua a ambos lados. De hecho, durante la ejecución de los trabajos de construcción, que se ejecutan dentro del propio vaso del embalse de Itoiz, éste ha tenido que mantener un nivel limitado de llenado.

Estas presas de cola (la de Nagore tendrá una superficie de agua de 57,5 hectáreas) forman parte de las medidas complementarias y de mejora de la calidad ambiental incluidas en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de Itoiz. Las financia el Estado.

Komunikabidea: Diario de Navarra