Sierra de agua construida en los términos de la villa de Aoiz en el siglo XIX, a orillas del río Irati

Mecanismos adicionales que constituyen una Sierra de agua del siglo XIX

Mecanismos adicionales que constituyen una Sierra de agua del siglo XIX

Gran importancia ha tenido y tiene para la Villa de Aoiz, nuestro querido río Irati. En efecto, gran parte de los acontecimientos que a través de los tiempos tienen algo que ver con esta vía fluvial, son importantes en la historia de los agoiscos en particular y en Navarra en general.

El desarrollo de la historia de nuestra Villa, está repleta de acontecimientos relacionados con río Irati y todos los equipos industriales que se instalaron en sus riberas, así como la utilidad de sus limpias y abundantes aguas, que fueron muy importantes en el desarrollo económico y social de Aoiz, y también en los pueblos de su entorno.

Este río fue utilizado según documentos consultados en los siglos XVII y XVIII, en el transporte de madera para la construcción de mástiles y remos de los barcos de la Armada de España. Tuvo gran importancia y aún la tiene, para el riego de las huertas situadas en sus márgenes, y fue utilizada por nuestros antepasados para la limpieza de grandes cantidades de lana, con la que se fabricaban los famosos paños Roncal, por nuestros admirados maestros Pelaires.

Pero singularmente fue utilizado como fuente de energía, en el funcionamiento de ingenios mecánicos tales como el Molino harinero y Batán, en la fabricación de papel en la conocida y hoy abandonada Papelera, también tuvo su utilidad en la fábrica de Curtidos. Finalmente se empleó, en la fabricación de tejas y ladrillos en una importante Tejería. Todas estas industrias estaban instaladas, en la proximidad de sus riberas.

A lo largo de su recorrido por los términos de nuestra Villa, a las orillas del río Irati, se han denominado con diversos nombres, de los que podemos señalar los de: “Bachispea”, “Pozo Redondo”, “La Sierra”, “La Mejana”, “La Losa”, “Las Palaberas”, “Legarrea”, “Río Rico, “Reparacea”, “Barajitoa”, “La Papelera”, “Las Comportas”, “La Laguna”, y en su abandono de los términos de Aoiz, el complejo de la “Sociedad de Irati”.

Aplicación de la caida de agua sobre la rueda que activa el mecanismo de corte de la sierra

Aplicación de la caida de agua sobre la rueda que activa el mecanismo de corte de la sierra

Muchos de los vecinos y habitantes de Aoiz, hemos conocido de entre los mencionados “La Sierra”, como una serie de edificios situados en la orilla derecha del río Irati, próxima la zona de huertas de “La Mejana” y habitado por una familia de vecinos. En fechas recientes, un documento trascrito y estudiado, que se recoge en el Archivo General de Navarra, ha facilitado el conocimiento de los motivos que originaron en fechas pretéritas la designación del lugar como “La Sierra”.

En información que aporta la notaría de José Egurvide, escribano de la Villa de Aoiz, en el documento nº 13, fechado el 9 de Enero del año 1846, nos permite conocer la propuesta de instalación de una sierra que se denomina “de agua”, empleando el agua del río Irati debidamente canalizada, como fuerza motriz del corte de la madera.

En un primer documento aportado, se solicita la cesión de un terreno común al Ayuntamiento Constitucional de la Villa de Aoiz, especificando literalmente: “Muy Ilustre Sr. Félix Indart, Director de la Compañía de Irati, a V. I. con el debido respeto hace presente; que decidido a establecer una sierra de agua en el río de aquel nombre, los inteligentes han escogido para esta obra, la Peña divisoria del límite de Aoiz y Gorriz, confesando que puede hacerse sin perjuicio de terceros. El exponente en su humilde opinión, cree lo mismo, sin embargo piensa que aunque no fuese más que por atención, está en el caso de poner en conocimiento de V. I., su proyecto, y a fin de hallanar cualquiera dificultad que pudiese suscitarse, y evitar para lo sucesivo gastos y tal vez disgustos:

A V. I. suplica tenga a bien nombrar una comisión de su seno, con el objeto de que se informe de todo, para conocimiento y gobierno de V. I., pues en ello recibirá merced. Aoiz y Enero, cinco de mil ochocientos cuarenta y seis. Muy Ilustre Sr. Félix Indart”.

Parte del documento notarial sobre el acuerdo de instalar una “sierra de agua” en Aoiz

Parte del documento notarial sobre el acuerdo de instalar una “sierra de agua” en Aoiz

Esta instancia se dirige por el solicitante al Ayuntamiento de Aoiz, en forma de decreto del día 6 de Enero de 1846, en el cual se responde a continuación en forma literal: “Habiendo examinado detenidamente la comisión nombrada por este Ayuntamiento, para inspeccionar el sitio, en donde la Compañía de Irati, piensa establecer la sierra de agua, resulta de su informe que ésta, ha de establecerse en sitio común, por cuya razón, aun cuando este Ayuntamiento desea acceder a la petición, no puede menos también de exigir por su parte, que al extenderse la escritura de concesión, sea con la cláusula de no poder construir otra fábrica o edificio, que la dicha sierra, reservándose el derecho de propiedad, en cuanto al terreno. Arteta Alcalde, Manterola Nagore – Huarte – Jorge – Lizaso – Astiz, Concejales. Con su acuerdo Jose de Egurvide secretario. Es copia del original, que se entrega al interesado de que certifico. José de Egurvide escribano (firma)”.

En un segundo documento, presentamos el acta notarial del acuerdo entre el Ayuntamiento de Aoiz y la Compañía de Irati, que expresa literalmente: “En la Villa de Aoiz, casa y sala de su Ayuntamiento a nueve de Febrero de mil ochocientos cuarenta y seis, ante mí el escribano público y real infrascrito y de los testigos que al final se hará expresión, son constituidos en persona de una parte los Sres. D. Manuel de Arteta y Sesma, D. Juan Pedro Manterola, D. Ambrosio Nagore, D. Francisco Huarte, D. José Jorge y D. Matías Lizasoain, alcalde, teniente y regidores de esta Villa y únicos individuos que componen su Ayuntamiento Constitucional, y de la otra D. Félix de Indart, vecino de la misma y Director de la Compañía de Irati, y como tal autorizado competente por la misma.

Y estando así juntos proponen los primeros que por dicho Indart, se acudió el día cinco del corriente mes al Ayuntamiento haciéndole presente, que la compañía estaba decidida a establecer una Sierra de agua en el río Irati, habiendo escogido los inteligentes para esa obra; la peña divisoria del límite de esta Villa y Gorriz, y que esa labor podía hacerse sin perjuicio de tercero, y que aunque no fuese más que por mera atención, lo ponía en conocimiento de esta corporación su proyecto, a fin de hallanar cualquiera dificultad que pudiera suscitarse, y evitar para lo sucesivo gastos, y tal vez, disgustos, tubiese a bien nombrar una comisión de su seno, con el objeto de que se informara de todo para su conocimiento”.

Firmas de los representantes del Ayuntamiento, y del responsable de la Compañía de Irati

Firmas de los representantes del Ayuntamiento, y del responsable de la Compañía de Irati

A continuación en el documento notarial se especifica, que se ha constituido dicha comisión, que ha estudiado la solicitud presentada por el Sr. Indart en nombre de la Socidad de Irati, y recogido en el mismo documento ante dicho escribano, y que expresa: “por la escritura y su tenor, en la forma y manera que mejor pueden y deben, permiten y conceden facultad amplia a dicha Compañía de Irati, para que desde luego puedan construir en el terreno designado, y llamado Basaspea a la parte de arriba de las viñas del término de Zubialdea, que hace frente a la regata que baje de Oyanzabala a la otra parte del río Irati, la relacionada Sierra de agua, con las demás máquinas que sean necesarias para su movimiento, juntamente con los cubiertos para conservación de los materiales; y presa para la conducción de la agua, sin que de manera alguna dicha Compañía, ni otra persona alguna en su nombre, construir otra fábrica ni edificio, que lo necesario y preciso para dicha Sierra de agua, como ni tampoco no podrá, rearrendar los indicados terrenos que ocupen, Sierra de agua y demás, a persona ni sociedad alguna sin que ante primero se obtenga el permiso, anuencia y consentimiento del Ayuntamiento de esta Villa y su vecindario”.

Continúa el documento, en el que se manifiesta, que el Ayuntamiento se reserva el lugar que ocuparan las intalaciones al ser terreno común de esta Villa, que la cesión la hace gratuitamente por tiempo de seis años, que empiezan a contar, desde el día en que se realiza esta escritura. Se afirma que este documento deberá renovarse una vez transcurrido los años de arriendo, bajo las bases que se crean más convenientes.

El documento concluye manifestando: que enterado de cuanto comprende este instrumento, dicho D. Felix Indart en la expuesta representación de director de la indicada Compañía de Irati, y en virtud de las facultades con que se halla autorizado, dijo acepta en nombre y representación de la misma Compañía, todo cuanto se lleva hecha relación en este documento de cesión, y por lo que a su persona toca, se obliga en toda forma de derecho con todos sus bienes, e intereses de dicha Compañía al exacto y entero cumplimiento de todo ello, sin ir contra su tenor en tiempo ni manera alguna, bajo la pena de costas y daños, todo lo cual por dichos Sres. de Ayuntamiento aceptaron en su favor, y de sus sucesores y vecinos de esta Villa”.

Al final del acta notarial se incluyen los testigos que hacen bueno el acuerdo entre las partes. En este documento se incriben los nombres de Gregorio Orbaiz, Ministro del Ayuntamiento y Ponciano Bisaures vecinos de esta Villa. El escribano afirma que firman todos los relacionados en este documento. Concluye: “firmaron todos y en su fe lo hago yo el escribano. (Firmas de todos y la del propio escribano José de Egurvide).

Josetxo Paternain Nagore