El Gobierno cede a Aoiz tres locales para usos sociales y profesionales

Casa de camineros, antiguo club de jubilados, que ahora acogerá dependencias de tipo social. ASER VIDONDO

Casa de camineros, antiguo club de jubilados, que ahora acogerá dependencias de tipo social.
ASER VIDONDO

El Gobierno de Navarra ha cedido en fechas recientes al Ayuntamiento de Aoiz tres locales que tendrán usos sociales y profesionales. Por una parte, una antigua casa de camineros, donde se ubicaba años atrás el club de jubilados, se cede para dotarla de un uso social. Por otra, se ha llevado a efecto la cesión tanto del local del actual club de jubilados como de los despachos profesionales anexos.

Con respecto al primero de los citados inmuebles, de planta baja más dos alturas, lo cede Patrimonio por 20 años y de forma gratuita a cambio de que el consistorio le dé “fines de utilidad pública o interés social”, y se haga cargo de gastos de mantenimiento y obras de mejora. “Al principio quisimos hacer aquí un local juvenil, un gazteleku. Toda la legislatura pasada estuvimos detrás de ello, y antes del cambio de Gobierno ya había cierto compromiso para la cesión que con el actual se ha acelerado”, recuerda el alcalde, Unai Lako (EH Bildu).

“Ahora se prevé que acoja servicios con fines sociales. Así, podría incluirse aquí el reparto del Banco de Alimentos (el que viene de Europa a través de la Mancomunidad Izaga), pues hoy se da en la casa consistorial, en pleno centro, y este nuevo sitio sería más discreto. También tenemos idea de que se trasladen allí los locales del colectivo social Sarean, hoy también en el consistorio, que recoge juguetes y ropa y atiende a gente con dificultades sociales. Y valoraremos hacer dos viviendas sociales en el segundo piso”, repasa. “Son necesidades que hemos detectado, pero estaremos abiertos a más. En otoño se moverá el tema”, asegura.

EXTINTA FUNDACIÓN ITOIZ

En un segundo paso, Hacienda del Gobierno de Navarra ha cedido el local del actual club de jubilados. Pertenecía a la Fundación Itoiz-Canal de Navarra, que se extinguió en 2014. “El Ayuntamiento pagaba 700 euros al mes por alquiler y los jubilados otros 400 a la Fundación. Pedimos que si iba a desaparecer y ya no iba a compensar a estos pueblos, al menos que sus locales para servicios se cedieran gratuitamente, algo que ahora se ha concedido aquí para 20 años, condicionado a que siga siendo club de jubilados, y suponiendo un ahorro para el pueblo”, apunta Lako.

Finalmente, se han cedido los tres despachos profesionales anexos al citado club de jubilados que se emplean como despachos profesionales (vivero de empresas), pertenecientes a la sociedad pública Nasuvinsa y cuya gestión estaba encomendada a la Fundación Itoiz. “Se ceden al consistorio y la gestión la llevará Cederna Garalur. Se seguirán usando con el mismo fin”, dice. Hoy queda un despacho libre y en los otros trabajan una empresa de masajes y otra cultural. “Se dan condiciones ventajosas de alquiler para ayudar a que una empresa nueva despegue (especialmente para vecinos de los 4 municipios adscritos en su día a la Fundación: Aoiz, Arce, Lónguida y Oroz-Betelu), y la estancia máxima es de tres años, salvo que no haya lista de espera”. Cuenta este vivero de empresas con una sala de ordenadores compartida con el club de jubilados.

Komunikabidea: Diario de Navarra