Un documental analizará la desaparición y muerte de Mikel Zabalza con el propósito de «buscar la verdad»

Cuando se van a cumplir 30 años desde que la Guardia Civil detuviera a Mikel Zabalza para devolvérselo muerto 20 días después a su familia, Ahotsa.info junto a otros colectivos del ámbito comunicativo pone en marcha la realización de un documental que rememorará los hechos.

En la presentación realizada en Iruñea han participado miembros de la familia Zabalza, de Mikel Gogoan Herri Ekimena, de las fundaciones Egiari Zor y Euskal Memoria y del sindicato ELA, del que era afiliado Zabalza. Representantes sindicales, sociales y políticos de la sociedad navarra les han acompañado en un acto en el que se ha recordado que la versión oficial sobre la muerte de Mikel Zabalza «no tiene ni píes ni cabeza» y que existen numerosas pruebas y testimonios que apuntan a que murió en Intxaurrondo a consecuencia de las torturas que sufrió. A pesar de ello, no se ha realizado juicio alguno para esclarecer los hechos y nadie ha sido castigado, lo cual representa «una falta absoluta de justicia». «Ya es hora de propagar a los cuatro vientos esta historia», han proclamado.

«Váyase usted a buscarlo a Objetos Perdidos»

El título del proyecto documental es Galdutako Objektuak (Objetos perdidos), y han decidido ponerle este nombre porque fue así como le respondió un guardia civil a la madre de Mikel Zabalza cuando esta fué a buscarle a Intxaurrondo.

«En este documental queremos contar todo lo relacionado con el Caso Zabalza,  ayudar a recordar a quienes vivieron este suceso y contarlo para que la juventud y quienes nada saben sobre ello conozcan estos hechos», ha remarcado Miguel Angel Llamas Pitu, una de las personas implicadas en este proyecto. «El caso de Mikel Zabalza no es un hecho aislado. En Euskal Herria la práctica de la tortura ha sido algo sistemático, y detras de ella ha habido una serie de intereses políticos determinados. Ha sido un arma de guerra del Estado. Y también queremos abordar el impacto que ha tenido la tortura en Euskal Herria».
En el documental participarán voces autorizadas por su lucha contra la tortura, además de personas que conocen muy de cerca el caso, como la familia Zabalza, sus abogados, las personas detenidas junto a Mikel o sus familiares (entre ellos el escritor Ion Arretxe), expertos internacionales, personas que han sufrido la tortura, el médico forense Paco Etxeberria, familiares de Eva Forest…

Preveen un gasto mínimo de 60.000 euros, y para hacer frente a este presupuesto han comenzado a recoger aportaciones económicas de la ciudadanía y de diferentes agentes e instituciones. Ya han abierto una cuenta corriente para recoger aportaciones individuales en Laboral Kutxa (3035 0356 57 3560007399- Mintza Komunikazio Elkartea) Está previsto que este trabajo se estrene en septiembre del 2016.

Conocer la verdad

Tanto desde Euskal Memoria como desde la Fundación Egiari Zor han subrayado la importancia de trabajos de este tipo para conocer la verdad sobre lo ocurrido en Euskal Herria en el contexto del conflicto político y armado. Arantxa Erasun, de Euskal Memoria, ha recordado que desde el año 1961 10 ciudadanos vascos han muerto por torturas en las comisarías españolas y que «hay que hacerles el lugar que les corresponde en la memoria de este pueblo». Además, ha subrayado que la tortura deja unas secuelas muy profundas y que es «imprescindible recoger sus testimonios, persona a persona, con los medios necesarios y difundirlos».

Por su parte, Nagore Mujika en nombre de Egiari Zor ha exigido «la clarificación de todas las vulneraciones» y ven que este proyecto «es un buen instrumento que puede ofrecer a la sociedad una visión más completa de las consecuencias del conflicto». «Conocer toda la verdad, nombres y apellidos de todos aquellos que tuvieron una responsabilidad en la muerte de Mikel es un elemento indispensable para luchar contra la impunidad y también como garantía para que no vuelva a repetirse la tragedia que llevamos viviendo desde hace demasiados años» ha subrayado.

Para terminar con el acto, la familia Zabalza ha agradecido la puesta en marcha de este proyecto, y tras recordar como han vivido todos estos años luchando para conseguir la verdad sobre lo sucedido, se han mostrado satisfechas porque pese a que no hubo juicio alguno » hoy en día prácticamente nadie pone en cuestión dónde y cómo murió». Aun y todo, consideran «vital» mantener la memoria de lo ocurrido para que «algún día se esclarezcan definitivamente los hechos».

Komunikabidea: ahotsa.info

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.