La fiesta, en primera fila

DSCN0320No es lo mismo ver los toros desde la barrera que desde el ruedo. Como tampoco es lo mismo vivir las fiestas desde fuera que desde dentro. Y es que, para que algunos podamos disfrutar de la alegría que se adueña de las calles de nuestro pueblo una vez que estalla la fiesta, otras personas tienen que trabajar para que todo salga bien. Conscientes de ello, los vecinos de nuestro pueblo, mediante el foro Kulturgunea, han decidido que las personas encargadas de dar comienzo a los cinco días más emotivos de Aoiz sean los empleados municipales, los trabajadores de la DYA y los bomberos. Un pequeño gesto, un gran detalle.

Cuando las campanadas de la Iglesia San Miguel anuncien las doce del mediodía, Javier Goñi prenderá la mecha del cohete que marcará el inicio de las fiestas de este año. Junto a él, y sin perder detalle, permanecerá Andrés Akerreta: “Hace mucho tiempo que la gente lo estaba pidiendo. Javier siempre está trabajando, los 365 días del año, y cuando nos ha tocado alguna urgencia, siempre ha estado a nuestro lado”, remarca Akerreta.

La solidaridad corre por las venas de Javier Goñi. Comenzó a trabajar en la DYA hace 28 años, y desde entonces siempre ha colaborado ayudando a las personas que lo necesitaban. Durante estas tres décadas, ha recorrido toda Navarra y ha tenido la oportunidad de conocer a muchas personas, además de vincularse todavía más a nuestro pueblo: “Es muy satisfactorio ayudar a las personas”, destaca. Como bien matiza, sigue con la misma fuerza y energía que con la que entró, aunque lamenta que la gente joven no se implica tanto como lo hacían años atrás.

Al permanecer en el equipo de urgencias sanitarias, año tras año vive las fiestas en un segundo plano: “Aunque no te puedes involucrar de lleno, puedes disfrutar del ambiente y estar con los vecinos”, subraya. El pueblo rendirá homenaje a Goñi y, al mismo tiempo, a los 13 voluntarios que componen el equipo de la DYA, que lleva trabajando 34 años en Aoiz. “Es cierto que me lo esperaba porque el año pasado estuvimos a punto de lanzar el cohete, pero no dejo de estar  ilusionado. Es muy emocionante lanzar el cohete de las fiestas de tu pueblo”.

Igual de contento está Andrés Akerreta. Acostumbrado a ver las fiestas desde otra perspectiva, vivirá las de este año con especial ilusión: “Al trabajar también en el Ayuntamiento, apenas tengo tiempo para disfrutar de las fiestas, que se ven muy diferentes desde el otro lado”, explica. “Es cierto que al equipo de bomberos no nos toca tanto como a los de la DYA, pero siempre hay alguna cosilla que otra: por ejemplo, tenemos que activar el servicio preventivo de fuegos artificiales”.

Con una experiencia de 20 años de bombero de Aoiz en el currículum, Andres Akerreta destaca el buen ambiente que hay entre el voluntariado de nuestro pueblo. Actualmente hay 18 personas trabajando en el equipo que surgió en 1984, aunque el primer cuerpo de bomberos agoizko comenzó a trabajar en 1923. Tal y como nos ha explicado, durante el año hacen frente a pequeñas urgencias: “por lo general, suele ser bastante tranquilo”. “Trabajar como bombero es una satisfacción muy grande, la gente lo agradece mucho”, matiza.

Gracias al amable guiño de los agoizkos, los voluntarios de nuestro pueblo podrán salir del segundo plano para disfrutar de las fiestas en primera fila, aunque sólo sea por un día. ¡Y es que se lo merecen!

Artículo publicado en El Tuto de agosto de 2014