Primera etapa del camino del grupo de Marisa

DSC_0104 - copiaEl miércoles 16 Abril  salimos de Aoiz después de atender las labores de todos los días y plenos de ilusión nos montamos en los coches dispuestos a recorrer los 640 kilómetros que separan Aoiz de Sarria. Cuando conseguimos llegar, al comienzo de lo que sería nuestra primera etapa, ya estábamos cansados de tanto conducir y agradecimos las bondades del bonito albergue en el que nos alojamos.

Esta mañana nos ha despertado  un día despejado y a las puertas de la iglesia hemos desplegado nuestro tenderete. El primer equipo encargado de preparar la comida se ha afanado para suministrarnos el desayuno.

En la primera foto del día, antes de arrancar, ya nos hemos dado cuenta de la capacidad de convocatoria de Marisa. Treinta y dos personas nos apretujábamos para caber en el retrato. Personas diferentes unidas, por la llamada de Marisa y  el camino, y hoy se nos suman otros cuatro más. Esta mujer debería plantearse montar una agencia de viajes y seguro que triunfaba.

Este camino nos va a ofrecer la oportunidad de disfrutar de nuestros hijos y de nuestros amigos en el mejor de los paisajes imaginables. Abril ha empapado, la ya húmeda Galicia, regando los verdes campos que cruza el camino. Es simplemente espectacular.

Aparte del entorno, en esta primera etapa, que nos indica como serán el resto de los días, el concepto de tiempo ya ha cambiado ya no existen las horas existen las vivencias.

Para los pequeños será una etapa en sus vidas que esperemos no olviden nunca. Un momento lleno de experiencias, en el que caminarán con sus amigos, comerán con sus amigos y dormirán con sus amigos. ¿Qué más puede pedir un niño?

Para los padres será un momento de tranquilidad, rodeados de amigos y viendo disfrutar a sus hijos. ¿Qué más pueden pedir unos padres?

Ahora ya en el albergue nos preparamos para cenar mientras nos hidratamos lo mejor que podemos, después iremos a dar una vuelta por el pueblo y a descansar que mañana nos espera otra larga etapa.

¡Buen camino peregrino¡