El compostaje comunitario llega a Aoiz

residuos-irati.jpg_20140415_5480_1La Mancomunidad RSU Irati (de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos) ha apostado por el compostaje para adaptarse a la normativa europea con la instalación de la primera área de compostaje comunitario en Urroz-Villa, que entrará en funcionamiento tras su inauguración a primeros de mayo en una zona de urbanización de pisos San José. Hasta el momento son 13 las familias que se han apuntado a la campaña de inscripción para llevar a cabo el compostaje comunitario, y 32 las que lo están realizando en sus casas como compostaje doméstico. El plazo no está cerrado, por lo que todavía se pueden inscribir en el ayuntamiento, o en web de la mancomunidad, que el día de la inauguración explicará el procedimiento de la recogida selectiva de los residuos y su elaboración.

«Las primeras reacciones vecinales son de curiosidad y dudas sobre el mal olor por la descomposición. Se trata de que con el tiempo vean que es algo bueno que funciona», explica Zeru Sarasola, dinamizadora del compostaje de la mancomunidad, que con anterioridad ofreció en sus pueblos el compostaje doméstico con la entrega del compostador y el seguimiento con el objetivo de aprovechar no solo los restos de huerta y jardín, sino toda la materia orgánica usada en cocina. «Intentamos compostar todo», recalca.

Dos áreas en Aoiz Por su parte, Aoiz ha iniciado una campaña de concienciación y tiene previstas dos áreas de compostaje comunitario. «Es un cambio de hábito y sabemos que no se consigue en un día, pero hay que ir hacia ello desde una conciencia medioambiental, también por eso cuidamos su instalación estéticamente, y además viene marcado por la normativa europea», expresan los respectivos alcaldes, Fermín García y Unai Lako. La escuela de Aoiz trabaja durante el curso con los más pequeños esta labor educativa medioambiental. Todos los viernes cada alumno aporta cerca de 30 kilos de materia orgánica para trabajar el compostaje en el contenedor instalado en la escuela. «Cuando esté preparado el compost, lo sacaremos para hacer una plantación en el centro, e incluso lo podrán llevar en una maceta a su casa, y de este modo terminaremos el ciclo», explica la dinamizadora. De este modo, los más pequeños se convierten en transmisores de buenas prácticas.