Aoiz reabre dos calles cerradas por andamios desde 2007

_13200217_171cd31d

Con alivio y alegría. Así han recibido los vecinos de Aoiz, principalmente en el casco antiguo, la apertura de dos tramos de la calle Trinquete que permanecían cerrados desde principios de 2007. El gran andamiaje que sujetaba las fachadas de la histórica Casa Díaz, cuyo interior fue derribado en el marco de un proyecto para construir un apartahotel que nunca se efectuó, se ha pasado ahora al interior del solar, permitiéndose ya el paso por las calles. El Ayuntamiento ha ejecutado el proyecto de forma subsidiaria y se requerirá el coste a los propietarios del edificio.

«Casi ni me lo creo. Era indignante la situación a la que se había llegado y estamos contentos con la solución. Tener estas calles cerradas era desastroso para el casco viejo. Obligaba a salir con los críos hacia la travesía, con más tráfico y peligro, y dejaba mucha suciedad», opinaba Mertxe Enériz, de 40 años y vecina de la calle Trinquete. Asunción Echeverría, de 30 años y también vecina del Trinquete, definió la reapertura de las calles como una «liberación». «Ya era hora. Hartaba eso de estar 6 años sin poder pasar por las calles. Ahora esperemos que la piedra esté bien sujeta por dentro y no se caiga».

Según explicó el alcalde, Unai Lako (Bildu), la intervención se efectúa «por razones de seguridad, salubridad e interés público». Los trabajos empezaron a mediados de julio y acaban esta semana. Un arquitecto redactó el proyecto. Costarán al consistorio 70.000 euros (se afrontan en principio con fondos propios) y se adjudicaron a la empresa Arian. Se ha montado una estructura nueva de andamiaje interior para sujetar la fachada de piedra y se ha desmontado la exterior. «Actuamos mediante ejecución subsidiaria. O los dos propietarios pagan el traslado, o se actuará contra sus bienes, mediante recaudación ejecutiva», señaló. También se les cargará el coste del andamiaje que adelantará el consistorio, unos 400 euros al mes.

Años de gestiones

Al menos desde 2004 se venía hablando de la posibilidad de habilitar un apartahotel «con encanto» en Casa Díaz, edificio del siglo XVIII. A principios de 2007 se instalaban en torno al inmueble andamios de 15 m de altura sujetos por grandes bloques de hormigón para fijar la estructura, cortándose así totalmente el tramo de la calle Trinquete con la calle Nueva, y al tráfico la Trinquete hacia la plaza del Mercado. En 2009, por su inestabilidad, se derribaba el interior, conservándose únicamente la fachada (Príncipe de Viana instó a preservarla). El proyecto, por desavenencias entre los promotores y problemas económicos, se evaporó, y hasta la empresa del andamiaje asegura no haber cobrado.

Con dos calles sin fecha de reapertura, ya a principios de 2011 el consistorio previó iniciar un proceso expropiatorio. Ese año, tras las elecciones y con el nuevo ayuntamiento, se intentó comprar el edificio por 178.000 euros, pero no se pudo afrontar el gasto, así que mediante dos resoluciones de alcaldía se requirió el traslado del andamiaje al interior. Al no recibirse respuesta, y tampoco a la propuesta de compra del solar por 1 euro, el consistorio actuó.

Komunikabidea: Diario de Navarra