La calzada romana del Pirineo: senderos con 2.000 años de historia

Historia, mucha historia. Dos mil años ni más ni menos. Es la antigüedad que atesora una ruta pirenaica que ha sido rescatada del olvido y habilitada para el uso y disfrute tanto de vecinos como de visitantes. Un trayecto, la llamada Calzada romana del Pirineo, que recorre la columna vertebral del valle de Arce a través de 26 kilómetros de senderos que permiten evocar una época, la de la romanización, en la que florecieron nuevas vías de comunicación por toda Europa de la mano del Imperio Romano. Un producto turístico con mucho potencial, todavía poco conocido pero que va ganando adeptos y que sorprende al turista, según reconocen desde la zona. Una opción ideal para entrar en contacto con la naturaleza, para caminar por parajes espectaculares muy poco transitados y para acercarse igualmente al patrimonio y a las gentes de las pequeñas poblaciones de este valle.

Para seguir leyendo la noticia original, clicar aquí.