En Aoiz hay una calle adoquinada (5ª entrega – Calle Arriba)

Hoy nos toca hablar un poco sobre la calle Arriba / Irigoien kalea.

Dentro del casco antiguo de Aoiz es la calle más larga, sin embargo, no es, ni ha sido, la más concurrida, ni ha tenido establecimientos comerciales en sus bajos. Ha sido una calle de muchas viviendas, con muchas familias en cada una de ellas. En las épocas en las que abundaban los “pelaires”, era la calle donde la mayoría de ellos vivía y tenía sus talleres.

Aunque en el plano comercial y de servicios no haya sido relevante, no cabe duda de su importancia en el aspecto residencial, como nos muestra el hecho de que conserva en sus dos lados cuatro casas del siglo XVI, dos del siglo XVII y una del siglo XVIII. Tres de ellas conservan los escudetes en la clave de la portada y, en una construcción moderna, se puede apreciar la portada y el escudo de los Beunza de Aoiz, junto con una inscripción: «De toda palabra ociosa darán los hombres cuenta regurosa». También se conserva una bonita ventana con el escudo.

En esta calle, como en la mayoría de las del pueblo, casi todas las casas contaban con su propio pozo.

La calle Arriba, fue una de las opciones para el paso de la carretera hacia Burguete que se construyó entre 1855 y 1859. En un principio resultó elegida, pero ante las presiones de los propietarios de comercios de la parte baja del pueblo, se optó por el actual trazado. Hoy nos resulta imposible imaginar esa elección, dada su estrechez, pero lo cierto es que también para construir la carretera que conocemos ahora hubo que retirar parte de algunas fachadas con el fin de conseguir la anchura necesaria.

En la foto antigua vemos a un trabajador, posiblemente del taller de Lizarraga, con un carro tirado por un caballo, y el resto de la calle desierta. Al fondo se ve el cuartel de la Guardia Civil. Por las telas de las ventanas da la impresión de ser pleno verano y suponemos que la gente estaría en la siesta. Se aprecia también un curioso farol.

En la foto actual, con las fachadas de las casas restauradas y el suelo con adoquín, la calle ha cambiado totalmente y se ha convertido en una de las partes más bonitas del casco antiguo.

Se ha construido un bloque de casas en el que ha quedado integrada la portada con la frase y el escudo de casa Beunza. En el bajo se encuentra la oficina de correos. Y sigue sin haber comercios a sus lados. Tan solo existe un Centro de Yoga y una entrada de la Casa de Cultura.

La calle Arriba ha perdido a buena parte de sus vecinos, pero sigue conservando esa gran calma que podemos notar cuando paseamos junto a sus antiguas casas.

Francisca Oroz
Más calles: angiluerreka