Iñaki Latasa: “Cuando me entró el rayo noté como un petardazo, se me quedó el cuerpo agarrotado y me caí”

Komunikabidea: Diario de Noticias

Iñaki Latasa, agoizko de 18 años, es campeón de la Copa Navarra

La historia de Iñaki Latasa tiene una vertiente deportiva y otra de sucesos. En el primer apartado su participación en la sexta edición del Vertical K celebrado este fin de semana en el valle de Susa (Italia) fue mejor de lo esperado: con un tiempo tres horas y cuarto fue el más rápido entre los de su edad (menores de 21 años) en cubrir los 9,7 kilómetros con un desnivel de 3.038 metros de la prueba. Sin embargo, cuando acabó la competición (a la que acudió con otros ocho korrikalaris de Euskal Herria) y descendía hacia el punto de partida una tormenta le sorprendió junto a otros participantes por lo que se metió en un refugio situado a casi 3.000 metros de altitud para guarecerse del granizo y del aparato eléctrico en plenos Alpes. Este joven, que va a estudiar el título de actividades Físicas y Deportivas en Huarte tras pasar por el colegio San Miguel y el IES Eunate (modelo D), cuenta lo sucedido ya de vuelta a casa.

¿Qué recuerda de ese momento?

– Llovía y se empezaban a oír los truenos, así nos pusimos a bajar corriendo con otro compañero. Poco a poco nos distanciamos y a la altura del refugio Ca’ d’Asti (2.854 m) la cosa ya estaba muy complicada y decidí entrar a guarecerme allí. Nos metimos una 50 personas, la mayoría italianos. No conocía a nadie pero pensaba que ya me había librado… Alguien abrió una puerta detrás de mí, escuché un estruendo y en ese momento me dio el rayo. De repente me encontré en el suelo tirado, con los pies agarrotados y sin poderme mover. Enseguida me pude poner de pie y me dio otra descarga y fui al suelo otra vez. Después me tumbaron en otra sala ayudado por otro corredor que creo que era médico. Fue un milagro porque 3 segundos antes tenía la cabeza apoyada sobre los bastones que al parecer junto a la corriente pudieron atraer al rayo…

¿Qué se nota cuando te atraviesa un rayo?

– Es esa sensación de estar agarrotado, tenso… Y como un calambre fuerte en la cabeza que duró quince o veinte minutos. Además me di cuenta de que no podía mover la punta de los pies….

¿Le atendieron con rapidez?

– Sí. Vinieron los bomberos y luego me bajaron en helicóptero a un hospital de Susa donde me hicieron diferentes pruebas médicas. Me dijeron que estaba bien pero que había que esperar pero yo estaba allá sólo, no sabía nada del resto del grupo ni ellos de mí porque bajaban más tarde del monte así que preferí cogerme el alta voluntaria y buscarles en el hostal donde estábamos. Desde allí también llamé a casa. Le dije a mi ama que había ido bien la carrera pero que había tenido un pequeño susto y que había tenido que bajar en el helicóptero. ¿El tobillo?, me preguntó… Y le conté todo…

Al margen de lo deportivo la experiencia es muy impactante… Esto de que las tormentas son peligrosas va a ser verdad…

– Sí, sí… Hay que tener cuidado. Por lo demás la verdad es que tras un momento de bajón al subir en el que incluso pesé en dejarlo luego hice buen tiempo. Fue una buena carrera.

¿Y ahora qué?

– Bueno, a la vuelta a Iruña he estado en Urgencias para que me miraran bien y sólo me han sacado unas fibras rotas en el gemelo y un ligero problema en el riñón de contaminación de alguna enzima o algo así que hay que depurar pero nada serio. Lo peor es que ahora justo llegan las fiestas de Aoiz, hay un cross popular que me gusta correr y solemos organizar una carrera de montaña… Pero bueno, es lo que hay y la verdad es que después de lo que pudo haber pasado… En octubre tengo mi siguiente carrera y espero estar bien para entonces.

Komunikabidea: Diario de Noticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.