Un proyecto recupera las raíces de Arce a través de los nombres de 300 casas

Komunikabidea: Diario de Noticias

Para los vecinos y vecinas del valle de Arce, el nombre de su casa es su primera seña de identidad y parte de su vida y memoria. Más allá de su nombre y sus apellidos, a un artzibartarra se le identifica por la casa que le vio nacer;por muy lejanamente que resida, sus raíces siempre pertenecerán a casa Garaiko, Arotzena ó Beitikoetxea.

El equipo investigador voluntario, durante la presentación de la publicación «Artzibarko Etxeak. Las casas del valle de Arce», el libro que recoge la historia, memoria y cultural del valle (PATRICIA CARBALLO)

Por esta singularidad, el Ayuntamiento del valle de Arce se animó a impulsar hace cuatro años un proyecto de recuperación de memoria, historia y cultura del valle cuyos primeros frutos vieron ayer la luz, con la presentación en Nagore de la publicación “Artzibarko Etxeak. Las casas del valle de Arce”.

Se trata de un compendio de 257 páginas a color, escritas en euskera y castellano, en el que se describen los elementos característicos de las casas de Arce, la diferente etimología y significado de los nombres de las casas y una explicación amena de la historia reciente de los 28 pueblos que componen el municipio. Asimismo, se recoge, pueblo a pueblo, una serie de cartografías, fotografías y una breve aclaración de cada casa, sin olvidar los pueblos que ahora están enterrados bajo las aguas del pantano de Itoiz, como Artozki o Muniain, o pueblos que en su día pertenecieron al valle de Arce como Orotz-Betelu, Amokain o Galdurotz. “El proyecto abarca mucho más, pero primero queríamos hacer un libro ligero y visual, con muchas fotografías y que fuera fácil de leer”, explica Cristina Larrea, concejal del Ayuntamiento de Arce y parte del equipo investigador.

Además del trabajo de este equipo y del apoyo que han prestado vecinos y vecinas del valle con su testimonio para que el proyecto saliera adelante, la publicación de esta guía ha sido posible gracias a Euskarabidea, que ha aportado un 50% de la subvención y al Ayuntamiento de Arce, que ha costeado el resto. Además, han contado con la colaboración de Euskaltzaindia, y el diseño, la maquetación y las fotografías han corrido a cargo del historiador de Garralda José Etxegoien. De momento, se han editado 500 ejemplares, los cuales se podrán adquirir en el Ayuntamiento de Arce por el precio de 10 euros. “Vemos que hay interés porque en los paneles del Día del Valle de Arce, la gente se ha acercado a ver las fotos de sus casas. Y también sabemos de gente que vive fuera y le interesa el libro porque que se sigue identificando con el valle”, afirma Cristina Larrea, junto a la técnica de euskara del valle, Tere Iribarren.

TRABAJO VOLUNTARIO. Los cambios significativos que se han producido en los últimos años en el valle de Arce – pueblos desaparecidos bajo el pantano de Itoiz, envejecimiento y pérdida de población, o la construcción de nuevas edificaciones- llevaron al Ayuntamiento a embaucarse en un ambicioso trabajo etnográfico que preservara, al menos, los nombres de las casas que tanto han significado para la vida del valle. “Estábamos en un momento límite en el que la pérdida de pueblos y de memoria era muy grande, y era urgente empezar con este trabajo”, asegura Larrea.

Para ello, contactaron con el Servicio de Euskera y modificaron una ordenanza para fomentar la inscripción de los nombres de las casas en el catastro. Asimismo, convocaron a una reunión vecinal a todos los interesados en colaborar con el proyecto y, con la coordinación del profesor de filología de la Universidad Pública de Navarra Juan Karlos López-Mugartza, el proyecto empezó a forjarse. “Sorprendentemente, tuvimos una grata respuesta, se formó un equipo de categoría, muy bueno, muy interesado en trabajos de archivo y con mucho material adelantado”, coinciden Larrea e Iribarren.

Desde entonces, una decena de voluntarios ha realizado una exhaustiva labor desinteresada de investigación en archivos municipales y un completo trabajo de campo para el que han contactado, casa por casa, con más de ochenta informantes del valle, algunos incluso ya no están. Por suerte, estas entrevistas fueron grabadas (en audio y en vídeo), ya que recopilan no sólo información sobre las casas, sino del patrimonio inmaterial del valle en general. Con ellas, el Ayuntamiento tiene previsto continuar el proyecto con la publicación a futuro de parte de esas entrevistas en la página web. “El equipo investigador ha salido del valle y es un trabajo hecho con cariño y con gusto desde el valle y para el valle. Eso es un valor que no se puede medir y es lo que ha dado sentido a todo lo recogido”, apostilla la técnico de euskara. De hecho, ayer mismo varios corroboraron que el esfuerzo había valido la pena. “Hemos pretendido poner en valor una parte de nuestros orígenes; las casas son el reflejo de nuestros antepasados”, expresaron.

A la espera de disfrutar de los próximos avances del proyecto, la publicación de “Artzibarko Etxeak” ya manifiesta la sensibilidad del Ayuntamiento por salvaguardar fuertemente las raíces de un valle que ha sido injustamente relegado, olvidado y que lucha contra viento y marea por mantenerse en pie. “Agradecemos a todas las personas que hacen y han hecho posible que nuestro valle esté vivo, con su trabajo, conocimiento y buen hacer en el día a día. Porque fueron, somos;porque somos, serán”, concluyen.

OICONIMIA. 257 páginas. El libro incluye fotografías de más de 300 casas y un breve resumen de su significado.

PRECIO.  10 €. El ejemplar está a la venta en el Ayuntamiento de Arce (948 79 03 98)

Komunikabidea: Diario de Noticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.