Txistus y mercado, de la mano en Aoiz

Komunikabidea: Diario de Noticias

Voluntarias de Sarean al frente del mercado. Su lema: «reciclar, reutilizar, reducir». (M. ZOZAYA)

Aoiz se vistió ayer de fiesta con la llegada de Mugarik Gabeko Txuntxuneroak, que amenizó sus calles y barrios desde primeras horas de la mañana hasta desembocar en el frontón agoizko Toki Eder. Allí esperaba el séptimo Mercado de Segunda Mano, reciclaje, trueque y artesanía local organizado por el colectivo local Sarean, con la colaboración de las apymas y del Ayuntamiento. La coincidencia de los dos eventos llenó la soleada mañana de otoño de aires festivos que se iniciaron en la plaza del Mercado con el almuerzo de txistularis llegados, entre otros puntos, de Baiona, Pasaia, Elorrio, Hernani, Tafalla, Larraga, Peralta, Sangüesa, Estella, Tudela, Pamplona, Andosilla, Ablitas, Leitza y Ezcároz. En total, más de setenta se dieron cita en lo que viene siendo la última salida del otoño, con la que cierran el ciclo del año. «Llevamos doce ediciones reuniéndonos en Aoiz. Hoy nos toca a nosotros y nosotras hacer de anfitriones con ayuda de la vecindad. Es un día importante para visibilizar el instrumento, ampliar y enriquecer repertorio del grupo agoizko, explicaba Txako Villanueva. «La idea es vincular el txistu a cualquier fiesta, no sólo al Olentzero, y compartir programa con otros colectivos, como en este caso, con Sarean», añadía Amaia Arlegi.

24 PUESTOS. Llevó el grupo de txistus hasta el frontón su repertorio y amenizó allí el nutrido mercado de segunda mano formado por 24 puestos de la localidad, y dos solidarios de fuera de Aoiz: Eki-Sahara y la asociación Jerejef. Rosa Martos, Gloria Sagardoy, Mirella Jardiel, Ana Cosín, Ani Gutiérrez, Nerea Erdozáin e Iris Otano son las seis mujeres al frente de la iniciativa que trabaja para ayudar a las personas que lo necesitan. Con esta filosofía se fundó Sarean hace siete años. «En plena crisis, para intentar cubrir las primeras necesidades del pueblo y ayudar a todo el mundo que lo requiera», recordaban ayer Ana Cosín y Rosa Martos. Además del mercado, el colectivo organiza campaña de Navidad, mercado de San Isidro, campaña de material escolar con el colegio, y otras colaboraciones como la de Cruz Roja ( programa de refugiados) y Banco de Alimentos. Ayer vendían llenas de satisfacción por la respuesta vecinal, al tiempo que recordaban que «lo que sobra es mucho y son muchas las personas verdaderamente necesitadas».

Komunikabidea: Diario de Noticias