Lizoáin-Arriasgoiti, memoria eterna y luz a las víctimas del 36

Komunikabidea: Diario de Noticias

Aurresku y flores entre las figuras que recuerdan a las víctimas. (M.Z.)

Entre campos recién cosechados y de girasoles, ayer se inauguró el Parque de Uroz, un espacio circular que cerca el terreno en reconocimiento a las personas fusiladas y enterradas en el Valle de Lizoáin-Arriasgoiti por defender la República, tras el Golpe de Estado del 36.

Acto emotivo y concurrido, de los que envuelven y abrazan la memoria, el de Lizoáin, conducido por la vecina Zeru Sarasola, contó ayer con la presencia de la vecindad del valle con sus representantes municipales, además de los promotores: Aoiz, Urroz-Villa, Egües, Arce, Huarte, Unciti, Izagaondoa, Monreal y Sangüesa, así como miembros de asociaciones memorialistas: Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA), Josefina Lamberto, Teileriako Ahaztuak, Txinparta, y el Director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón.

Y en el centro, la emoción y el duelo de las familias de las ocho personas asesinadas por sus ideas y militancia en fuerzas de izquierdas y republicanas.

“Mi padre nunca pudo poner flores en la tumba de mi abuelo Teófilo. Murió cuatro años antes de que se exhumaran sus restos”, recordaba Heraclio Jiménez, rodeado de los suyos llegados desde Galicia y Huesca, con la mirada puesta en el pinar de Uroz, donde fueron encontrados sus restos.

Su trayectoria y la de las personas que corrieron su misma suerte se incluye en la Declaración Institucional del Ayuntamiento del Valle, de fecha del 16 de agosto, a la que dieron lectura Amaia Ekisoain ( alcaldesa, en euskera) y Natalia Jiménez (edil, bisnieta de Teófilo, castellano).

MASACRADAS. Teófilo Jiménez Ladrón, procedía de Caparroso, tenía 55 años y era alguacil de Izquierda Republicana. Su exhumación se llevó a cabo en 1979 junto a la de otros vecinos de Caparroso y Cortes que, como él, fueron apresados y trasladados desde Pamplona para ser asesinados en término de Uroz. Santiago Moreno Alba, de 40 años, jornalero de UGT, Juan Merino Navarro, de 46, alguacil de Izquierda Republicana y Matilde Ruiz Remón, asesinada ésta a la altura de Etxalaz y exhumada gracias a la colaboración de los vecinos.

El parque recuerda también, a los llamados “Los tres de Uroz”, los obreros: Valentín Carlos Beroiz, de 22 años, de Aoiz;Pablo Gastesi Expósito, de Pamplona de 19 años, y Mariano Inda Navaz, 24 años, de Azparren. Los tres pertenecían a las Juventudes Socialistas. Los llevaron de Aoiz y fueron tiroteados en el estómago a la salida de Uroz, pasaron la noche agonizando y gritando. Al día siguiente, los enterraron en una regata cercana. En 1976 los familiares los exhumaron y los enterraron en Aoiz. El octavo homenajeado, cuya identidad se desconoce, es uno de los fugados de la cárcel del fuerte de Ezkaba que tras deambular por la zona de Arriasgoiti, le prendieron y asesinaron en las inmediaciones de Zalba.

RENACER. El Parque de Uroz se levanta en su memoria al pie de la carretera NA-150 (Pamplona-Aoiz) con 8 figuras que miran hacia el Este, hacia las proximidades del pinar donde segaron sus vidas.

Es obra de los hermanos Félix y Julián Lizarraga, vecinos de Lizoáin, que respondieron gustosos a la propuesta del Ayuntamiento. “En principio se pensó en un monumento, pero cuando vimos este lugar tan especial, tuvimos claro que sería un parque circular, inspirado en los cromlech, que simboliza la eternidad de la memoria, con la mujer al frente que guía a los hombres hacia la salida del sol, con idea positiva y la energía del renacer”, explicaban.

La guitarra y la voz de Fermín Balentzia, Aurresku y flores de dantzaris del valle, llenaron el momento con latido de un solo corazón.

Con el Parque de Uroz Lizoáin-Arriasgoiti se suma a los Ayuntamientos comprometidos, colaboradores fundamentales del Gobierno, significó Gastón, “para recuperar, garantizar la transmisión y consolidar el recuerdo público permanente de que hubo caminos que no debieron recorrerse”.

DETALLES

En positivo. Además de las 8 figuras de chapa acero corten con base de piedra, el parque se compone de un menhir, a modo de paredón, y 8 tumbas, con los 8 nombres de pila. La idea es resurgir, con idea positiva, explicaba Félix Lizarraga, uno de sus autores.

Visibilidad. El Ayuntamiento de Lizoáin-Arriasgoiti, no dudó en la ubicación: pegado al cruce de Uroz, zona comunal, perfectamente visible desde la carretera y sitio de paso de la futura Vía Verde del Irati, argumentaba su alcaldesa, Amaia Ekisoain.

LA FRASE

Heraclio Jiménez “hoy es un día importante. reconocer y normalizar ayuda a las familias”.

El nieto de Teófilo Jiménez fue la voz de las familias que agradecieron el empeño del Ayuntamiento, así como la labor del Gobierno y de las asociaciones memorialistas que les ayudan a normalizar sus vidas”.

Komunikabidea: Diario de Noticias