Aoiz se llena de color y vida en un intenso día txiki

Komunikabidea: Diario de Noticias

Los 35 txikis de la quinta de 2017 posan con padres y madres en la puerta de la casa consistorial. (M.Z.E)

En el tercer día de sus fiestas, Aoiz vivió ayer una intensa jornada dedicada a la infancia con la bienvenida oficial a 35 txikis y el acto oficial de la corporación infantil, que estuvo presidida por la alcaldesa Ilazki Elizari.

La imagen de una calle llena de color y vida sorprendía por la mañana a la vecindad más madrugadora. Eran los momentos previos de un acto que se celebró este año por vez primera en la calle, a las puertas de la casa consistorial, para dar cabida al mayor número posible de personas y evitar la aglomeración de años anteriores y el calor en el salón de plenos.

No es para menos. Los últimos años Aoiz es un pueblo prolífico y además, cuenta con la descendencia de quienes viven fuera pero no han perdido su vinculación con el pueblo.

FUTURO. En euskera primero y en castellano después, el alcalde Unai Lako, acompañado de la corporación, les recibió oficialmente y entre todos se repartieron la tarea de la imposición del pañuelico a los nacidos y nacidas en 2017, nada menos que 35. “Nos aseguran un futuro importante. Esto nos hace pensar en que, a este paso, tendremos que ampliar los servicios para dar cabida a todos”, recalcó el alcalde.

Seguidamente, fue desfilando en brazos de sus progenitores la nueva y numerosa quinta del 2017, variada también en nombres y procedencia, para recibir pañuelo, clavel y besos: pañuelo, a elegir entre rojo y de cuadros azules y blancos, clavel para la ofrenda posterior en la iglesia y besos de afecto de la corporación.

CON LA TAREA HECHA. La corporación txiki, inquieta, esperaba su turno de protagonismo en el día oficial y festivo, constituida por su alcaldesa, Ilazki Elizari Mina y los concejales:Aritz Ávila Sánchez, Ainara Clavería Ugalde, Alejandro Alfredo Cueva Quispe, Iván Domingues Goiburu, Patxi Esain Miguéliz, Alba Gorricho García, Naroa Orradre Egea, Iker Payan Guzmán, Julen Sajardo Ezpeleta y June San Martín Fernández.

Elegida entre el alumnado de 6º de Primaria, la corporación txiki votó a Ilazki como su alcaldesa, aseguró que “ha sido una experiencia muy bonita y animó a seguir presentándose porque nos da la oportunidad de pedir y de hacer cosas por el pueblo”.

El ayuntamiento txiki llegó con la tarea hecha, ya que ha ejercido como tal durante todo el curso. Así funcionan en Aoiz, desde que el año pasado se decidió extender la labor para que su papel no quedara supeditado sólo a este día. “El objetivo es poder trabajar temas con ellos y ellas, que conozcan cuestiones del pueblo, hagan sus peticiones y por cada una de ellas adquieran un compromiso”, explicaba el alcalde.

Las dos corporaciones han celebrado en este tiempo dos plenos conjuntamente, y entre las solicitudes recogidas estaban habilitar más zonas de juego en las instalaciones deportivas, un pipicán, un campo de fútbol con hierba artificial y prolongar el horario de la disco joven.

En la lista de compromisos, escribieron su intención de llevar a cabo limpiezas en auzolan, y de realizar campañas de civismo y respeto. Y han cumplido. Una ya la han hecho, y la otra la acometerán en septiembre, antes de que se nombre a la siguiente corporación.

Pero el de ayer era día de fiesta, tocaba disfrutar de un programa a su medida. Del ayuntamiento a la iglesia para la ofrenda floral a la Virgen con la participación de la Coral San Miguel Txiki.

Salieron después de la plaza de la Baja Navarra hacia el parque Iturzarrea, los dos ayuntamientos, la Comparsa de gigantes y cabezudos, los gaiteros, y la txaranga Iraunkorrak a la ansiada fiesta de la espuma.

La tarde fue para los disfraces de cuadrillas, “cada vez más numerosos y originales”, opinaba la coordinadora cultural, Marisol Martínez. Con premios individuales y de grupos (tres categorías), que siempre estimulan. Pero antes, en Aoiz se oyó alto cantar en euskera, después de que saliera el Agoitz Kantuz (canciones populares en euskera) desde la plaza Mendiburua.

Y para reponer fuerzas en el intenso día de la chavalería, el parque de Navarra se llenó de comensales para la paellada popular que amenizó Fidel Zelai con su acordeón. Hoy toma el relevo la juventud.

Komunikabidea: Diario de Noticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.