Nafarroako Dantzari eguna (Larraun)

Lekunberri y el valle de Larraun acogieron ayer la 34ª edición del Nafarroako Dantzari Eguna, fiesta de los dantzaris navarros que ayer concitó a 300 componentes de 14 grupos de la Comunidad foral. Con un cielo azul radiante, no fue necesario el plan B para el caso en que la lluvia hiciese acto de presencia, desluciendo los actos. Así, los diferentes grupos se repartieron en 10 de los 15 concejo de Larraun, alegrando las calles y rincones de los pueblos, ofreciendo además un pequeño festival en las plazas. A Aldatz acudió Txori Zuri, de Berriozar; a Arruitz Harizti, de Barañáin; a Astitz Elai Alai, de Lakuntza; a Oderitz Orritz, de Irurtzun; a Iribas Rokamador, de Sangüesa, que bailaron junto con los locales Basakaitz; a Baraibar Oberena, de Pamplona; a Uitzi Agotiz Dantza Taldea, a Gorriti Txiribiri, de Olite, con el grupo Valdorba; a Mugiro Amaiur, de Pamplona y finalmente a Azpirotz acudió el grupo Mikelats, de Villava.

Todas las formaciones, y precedidas por los locales Trikitrauki y Basakaitz de Iribas, realizaron un vistoso desfile desde el frontón al polideportivo Plazaola, lugar en el que tuvo lugar el acto central. El aforo de 600 personas del polideportivo se quedó pequeño a pesar de que el acto comenzó una hora más tarde de lo previsto por problemas con un autobús. Allí se pudo disfrutar de varias bailes navarros, que comenzaron con Agintariena o saludo a la bandera de todos los grupos tras los cuales los dantzaris locales tomaron protagonismo. Primero fueron los dantzari s txikis de Trikitrauki que bailaron dos piezas: Zozo dantza y Makil txiki para dar paso a Basakaitz, con 8 parejas que ofrecieron el Ingurutxo de Iribas.

Se trata de una danza que se baila en parejas. Comienza con varios pasos que recuerdan al baile de la era, portando un pañuelo. Después, los hombres bailan un zortziko, tras el cual las chicas les ponen el pañuelo, continuado suelto, en sentido contrario a las agujas del reloj. Termina con una jota, porrusalda y kalejira . Esta coreografía fue recuperada por un grupo de vecinos tal y como era tradicionalmente. En esta labor fue importante que la danza continuaba en la memoria de una señora del pueblo y también un txistulari que transmitió los sonidos, como recuerda Miren Juanena, de Basakaitz.

El grupo Trikitrauki, por su parte, comenzó su andadura a finales de los años 90 y se constituyó como asociación el pasado año. En la actualidad forma 62 dantzari s desde 3 a 21 años, a cargo de Maider Goikoetxea, Uxue Azpiroz, Maitane Urbizu y Urko Mauduit. Según explicaron, debido las inexistentes ayudas del Gobierno foral, han organizado una rifa para obtener fondos para comprar trajes.

El festival continuó con todos los grupos bailando la Jota vieja de Sangüesa y Jaurrieta, finalizando con danzas populares como 7 Jauzi y Larraindantza, abiertas a todo el mundo. Pero la fiesta no había hecho más que comenzar, y tras recuperar fuerzas en una comida que concitó a 340 comensales, las celebraciones continuaron con un triki poteo por el pueblo y verbena en el frontón que se prolongó a altas horas por los bares Lekunberri.

La jornada estaba organizada por Eukal Dantzarien Biltzarra y los ayuntamientos de Lekunberri y Larraun, además de varios concejos del valle. En este sentido, el secretario de la Federación en Navarra, Juan Carlos Ornat, agradecía «la disposición de estos ayuntamientos frente a otras instituciones como el Gobierno foral, que no da ayudas». Por falta de medios, no se pudo celebrar el pasado año, recordó Ornat. Respecto a la fiesta de los txikis, explicó que todavía no se sabe dónde tendrá lugar.

La Federación de Navarra agrupa a 25 grupos de mayores y 22 de txikis. «No vivimos los peores momentos y estamos remontando, aunque es preocupante la falta de chicos» explicaba Ornat. También indicó que a la cita de ayer estaban invitados todos los grupos de la Comunidad foral y también de Baja Navarra pero que por diferentes motivos como las fiestas de la Chantrea y el Día de Navarra en Baigorri muchos no acudieron.

Navarra pertenece a Euskal Dantzarien Biltzarra desde 1978. Su tarea consiste principalmente en coordinar a los diferentes grupos, ofrecer cursillos y charlas así como investigar y promocionar las danzas y cultura vasca a través de diferentes publicaciones y actos.

Komunikabidea: Diario de Noticias