Rita Jiménez: “Estoy disfrutándolo muchísimo”

La esauiadora navarra cadete Rita Jiménez, compitiendo con la selección española de esquí de travesía o montaña. Jesús Dyañez/Dymages sport

Este pasado fin de semana Rita Jiménez Beroiz acabó cuarta clasificada en Sicilia en el primer Europeo de esquí de travesía o montaña en el que participaba, dentro de la modalidad de cronoescalada o carrera vertical. No en vano, comenzó a practicar en serio este deporte en enero. Sin embargo, para esta jovencísima deportista, los entrenamientos son un fin en sí mismo, no tiene la meta de los resultados.

¿Cómo fue la primera gran experiencia en el esquí?

Fue muy chula. Muy buena. El equipo me acogió genial, me cuidaron mogollón… yo era la nueva. Estuve muy a gusto, la verdad. No me esperaba nada de eso. Les preguntaba a mis compañeras a ver si no estaban alucinando, porque yo sí lo estaba. Cuando entró Kilian (Jornet) al restaurante y vi que se sentaba enfrente de mí… no me lo creía. Increíble. Estábamos jugando allí con él, me pasaba el balón con Kilian y yo estaba flipando…

Tuvieron mal tiempo en el Etna…

Sí el tiempo no acompañó mucho, pero el escenario es espectacular, yo estaba alucinando. En estos Europeos he alucinado un montón. Un día que hizo bueno, estábamos en las pistas viendo competir y veías al Etna arriba echando humo y abajo el mar. Espectacular. Ha sido una experiencia genial, única.

¿Cómo lo afrontó?

Estaba súper nerviosa. Vi a mis contrincantes en el pódium unos momentos antes y me puse súper nerviosa. Pero cuando empiezas a competir, entras en la carrera, te centras, disfrutas mucho y te esfuerzas y sufres mogollón. Es todo cuestión de concentrarse.

¿Qué sintió al llegar a la meta cuarta?

Felicidad, mucha felicidad. No me lo esperaba, aunque me habían dicho que podía estar entre las cinco primeras. Sientes cansancio por el esfuerzo, pero eso pasa a segundo plano. Cuando llegué vi llegar a la tercera y pensé que podía haber sido tercera. Pero me esforcé mogollón y llegué muerta, así que siendo realistas no podía haberla cogido. Es verdad que piensas que si hubieras hecho algo distinto, a lo mejor podías haberla alcanzado, pero yo ya estaba fundida.

Pero no lleva ni tres meses compitiendo en este deporte.

Miro para atrás y pienso: “Quién me iba a decir a mí en diciembre que iba a estar así, compitiendo con los mejores de Europa y que me lo iba a pasar tan bien”. Yo realmente hago duatlón y triatlón, y Juanjo Goikoetxea, que es amigo de mi padre, me invitó en enero un día a esquiar con la selección navarra y me gustó. Desde entonces ha sido todo súper rápido. Fui invitada al Campeonato de España de cronoescalada en Vall de Boí (13 y 14 de enero) con mi material y me dijeron que no servía para competir. Me dejaron el equipo y acabé primera. Realmente llevo compitiendo desde enero. Yo he empezado en la modalidad de verticales y, a base de dar buenos resultados, me llamaron para ir al Europeo.

¿Lo había practicado alguna vez antes?

Sí que íbamos a esquiar en plan tranquilo y me ha gustado mucho el monte, pero nada de competir. Estoy disfrutándolo muchísimo.

¿Supone mucho cambio la competición?

Es un cambio grande, pero es chulo. Para empezar, el material no tiene nada que ver, es mucho más ligero. Además es todo mucho más técnico. Sobre todo en las transiciones, cuando te quitas los esquís, te los echas en la mochila y te pones las pieles de foca para deslizar para la subida. En el monte, cuando vas tranquilamente, o no tienes que realizar estas transiciones, o las haces sin prisa. Esto hay que ensayarlo mucho.

¿Y cómo se apaña con el material?

Juanjo, el seleccionador navarro me consiguió unos esquís, el mono y unas botas de un amigo suyo, un equipo muy bueno. Todo muy ligero. A base de que me dejaran las cosas he podido empezar a competir. Estoy súper agradecida. Ahora estoy con Atomic, que me ha dejado los esquís, las fijaciones y las botas. También tengo que dar las gracias a Irabia Intersport, que ha conseguido para la federación unos equipos muy baratos para que los chavales que empiezan como yo puedan tener acceso. Sin este material tan específico, es imposible. Con el equipo que tenía de esquí de travesía, de montaña, no podía competir.

¿Cómo lo hace para entrenar?

Nosotros lo tenemos difícil, porque la nieve la tenemos a dos horas. Para preparar este deporte yo entreno a base de series en el triatlón, a base de nadar, bici y correr. Los cambios, las transiciones, las hago en el garaje encima de una manta. Para la técnica de deslizar, que también es muy importante, lo tenemos más difícil. El fondo lo entreno con el triatlón. La mayoría de compañeras de selección tiene la nieve a 45 minutos o una hora. Noto mucha diferencia con ellas en cuanto a la técnica. En la última individual que hice, en las transiciones me pasaban por encima, pero luego les cogía con el fondo. Al final entreno los cambios en nieve en las competiciones, de fin de semana en fin de semana. No es lo mismo entrenar en el garaje con el chándal puesto, que en la nieve con el traje de esquiar.

¿Qué queda para acabar la temporada de esquí?

Este sábado tenemos la Copa de España en Panticosa en la modalidad de vertical. Voy primera, así que tengo opciones de ganar.

¿Y cuando acabe la de esquí?

Me dedicaré al Duatlón y triatlón, y en el verano quiero avanzar en la técnica de esquí. Ahora quiero centrarme en la temporada de duatlón, que empieza en marzo. Y en verano, en el triatlón. En mayo tenemos también carreras de montaña, el Campeonato de España en Cantabria, que también es una vertical. Mucha gente que hace esquí de montaña, también hace en verano carreras de montaña, y ahora me han llamado a mí.

¿De dónde saca el tiempo?

Se me hace muy difícil. Pero en sí es organizarse. Algún día tengo que acortar el entrenamiento por estudiar. He notado bastante cambio de 4º de la ESO a Primero de Bachiller, pero es cuestión de organizarse. Yo entreno dos horas al día y acabo de comer a las 16.30, a veces es un poco saturación. Lo bueno es que el fondo del triatlón me sirve también para el esquí. La técnica de todas las modalidades es lo que más me cuesta. Pero el caso es entrenar y hacer deporte. Los resultados son casualidad… aunque también me he esforzado un montón (se ríe). Lo más importante es la constancia y el esfuerzo. Además, no tengo grandes expectativas en cuanto a títulos. Mi objetivo es ir a un entrenamiento, esforzarte y terminarlo. Cada día superarme un poco más.

¿Y cuándo descansa Rita Jiménez Beroiz?

El descanso es muy importante, fundamental. Un día mínimo descanso por semana. Sí que igual al año recomiendan una semana total de descanso. Eso sí que suelo hacer, desconectar totalmente. Pero una vez que te enganchas al deporte, es muy difícil dejarlo, aunque sea sólo una semana.

¿Le gustaría centrarse en el deporte?

No, tengo claro que mi prioridad son los estudios. Con el deporte llegaré a donde tenga que llegar. Estudio Ciencias de la Salud y me gustaría realzar alguna carrera relacionada con el deporte: INEF, nutrición o medicina. Pero visto lo visto, con el estrés que tengo… Sí que me gustaría orientar mi carrera al deporte. Me encantaría conseguir una beca deportiva para estudiar fuera.

Komunikabidea: Diario de Navarra

Deja un comentario